Todos sabemos que si queremos tener un cuerpo esbelto y en forma, necesitamos movernos e incorporar a nuestra vida alguna actividad física. Además, el ejercicio es una solución para combatir el cansancio, el aburrimiento y la baja forma.

Por eso, el día de hoy, compartiré contigo dos hábitos positivos, que te ayudarán a incluir en tu vida la actividad física.

Wikipedia nos explica de forma sencilla e inmejorable, las consecuencias de la falta de actividad física:

  1. Aumento de peso corporal por un desequilibrio entre el ingreso y el gasto de calorías, que puede alcanzar niveles catalogados como obesidad.
  2. Disminución de la elasticidad y movilidad articular, hipotrofia muscular, disminución de la habilidad y capacidad de reacción.
  3. Ralentización de la circulación con la consiguiente sensación de pesadez y edemas y desarrollo de dilataciones venenosas (varices).
  4. Dolor lumbar y lesiones del sistema de soporte, mala postura, debido al poco desarrollo del tono de las respectivas masas musculares.
  5. Tendencia a enfermedades como la hipertensión arterial, diabetes, síndrome metabólico.
  6. Sensación frecuente de cansancio, desánimo, malestar, disminuye la autoestima relacionada con la imagen corporal, etc.

Por tanto, es muy importante que reacciones y seas consciente de las catastróficas consecuencias de la inactividad física, y al contrario, empieces a tomar acción, incorporando el ejercicio físico a tu estilo de vida.

“Al final, el que no tenga tiempo para una actividad física, necesitará encontrar tiempo para la enfermedad” Lord Derby.

Ten presente de que se trata de mantenerse en movimiento, porque la actividad física abarca el ejercicio, pero también otras acciones que entrañan movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos del juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

Dos Hábitos Positivos, Sencillos Y Gratis Que Te Ayudarán A Que La Actividad Física Sea Parte Activa De Tu Vida

1. Sube y baja las escaleras

Éste es un hábito muy sencillo que te ayudará a mantenerte en movimiento. Además, ¿sabías que subir un tramo de escaleras quema 1,8 calorías y bajarlas 0,8?

Y para animarte aún más, te cuento lo que nos dice Teh Kong Chuan, del Singapore Sports Council: “Si trabajas o vives en una cuarta planta y utilizas las escaleras para subir y bajar cuatro veces al día, puedes llegar a quemar 200 calorías en tu semana laboral, cosa que es equivalente a una hora andando a paso rápido o media hora paseando en bicicleta”.

Por consiguiente, recuerda: desde ahora en adelante dirígete a las escaleras, y si en tu trabajo o en tu casa careces de ellas, te invito a que busques zonas en la calle que dispongan de las mismas.

¡Acaba con la excusas, aprovecha el tiempo, sube y baja las escaleras y cuida tu salud! En el tiempo de tu vejez, te lo agradecerás.

2. Camina, camina y camina.

Éste hábito también es muy beneficioso y positivo para tu mente y tu cuerpo. Además es gratuito, efectivo, seguro y podrás hacerlo durante toda tu vida para mantener tu cuerpo sano y en buena forma. Es una manera de frecuentar la actividad física casi sin esfuerzo.

Un estudió publicado en septiembre del 2002 en el New England of Medicine, sugiere que caminar es una actividad física tan buena para el corazón como cualquier otro ejercicio más intenso. Además de alejar las enfermedades cardíacas y otro tipo de dolencias crónicas, caminar disminuye el riesgo de apoplejía, diabetes tipo 2 o el cáncer de mama.

Por tanto, ya sabes: desde hoy, anímate cada mañana a tener una actividad física dando un largo paseo. Puedes empezar con diez minutos, y gradualmente ir aumentando. Esfuérzate a caminar con tu mascota, con tu pareja, con tu mp3 o, sencillamente, contigo mismo/a. Y, por supuesto, aprovecha la oportunidad de caminar. Cuando tengas que realizar tus actividades cotidianas, deja el coche estacionado y emprende una actividad física caminando.

Recuerda, haz estiramientos, bebe agua y utiliza los zapatos adecuados para el ejercicio de andar.

Ten presente que, para que una actividad física sea un hábito, debes hacerla cada día. Para empezar, puedes elegir alguno de los hábitos positivos de movimiento que mencioné anteriormente, o hacer cada día uno diferente. Lo importante es que lo hagas. Es por tu propio bien, y si de verdad te amas a ti misma/o y valoras tu salud y tu vida, estoy segura de que la actividad física será parte de tu día.

La salud es algo que la mayoría de las persona dan siempre por hecho, hasta que la pierden. Si tu eres de las personas a las que les gustaría contribuir a cuidar su vitalidad, agrega alguna actividad física a tu vida. Por cierto, hacer el amor también cuenta.

¡Cuida y valora tu salud y tu vida! Depende de ti.

¿Te Ha Ayudado Este Artículo? Califica con 5 Estrellas :)
[ec_stars_rating]

[sc:adsense1]