Es incredible como muchas veces ignoramos lo que nos pasa en nuestro alrededor, es importante estar pendiente porque puede estar pasando algo grave y quizás podamos hacer algo al respecto para evitar que tal situación siga adelante.

En el artículo de hoy te traemos la historia de una azafata que estaba trabajando con normalidad en un vuelo cuando derrepente nota que una pasajera se comporta de forma extraña. Ella decide acercarse y cuando comienza a hacer pregunta sucede lo que estaba temiendo… ¿Quieres saber más? Haz clic abajo donde dice “Quiero Seguir Viendo”.

[showhide more_text=”Quiero Seguir Viendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

Fue al baño y halló la prueba que precisaba.

Todo empezó cuando Shelia Fedrick, una tripulante de cabina de Alaska Airlines se percató que una muchacha entre sus catorce-quince años estaba sentada a la vera de un hombre bastante bien vestido. Lo que más llamó su atención fue que toda vez que se aproximaba, no la miraba, y se hallaba en un estado físico bastante extraño… todas y cada una estas señales fueron un claro llamado de atención.

Shelia Fedrick ha trabajado como tripulante de cabina por muchos años y, durante toda esa etapa se ha enfrentado con múltiples situaciones extrañas. Esta vez la mujer le salvó la vida a una indefensa muchacha de catorce años que era raptada por un traficante humano.

Ella contó a NBC que la muchacha se veía muy desmejorada y vestía ropa bastante vieja… completamente lo apuesto al hombre que estaba “muy bien vestido”.

Se apreciaba que la chavala había atravesado “el textual infierno” y, eso le llamó la atención. Al poco rato, la muchacha le había dejado un mensaje en el baño donde solicitaba ayuda. Conque Shelia no vaciló en comunicarle todo al capitán del aeroplano a fin de que hubiese policía aguardando al hombre al aterrizar.

“He sido tripulante de cabina por diez años, y esta experiencia ha sido como cuando recién empecé a adiestrar para mi puesto. Nunca imaginé algo así”.

Se sabe que hasta el momento la mujer sostiene contacto con la chavala que salvó.

Tras estos acontecimientos, un conjunto de cien tripulantes de cabina volaron hasta Houston para percibir un adiestramiento en de qué manera reconocer situaciones que impliquen tráfico humano. Acá, les recomendaron buscar las señales de alarma que Shelia Federick vio… como por poner un ejemplo, personas que insisten charlar por la víctima o bien que aparentan estar intoxicados, entre otros muchos.

Además de ser tripulante de cabina y, ahora heroína sin capa, Shelia es modelo y actriz. Ha trabajado como extra en HBO y ha aparecido en la gaceta Ebony. En su perfil de Star Now, se describe como una persona que le agrada sonreír, estar rodeada de personas… y es precisamente por eso que le agrada ser tripulante de cabina.

Por más personas como Shelia… ¡A pelear contra el tráfico humano!

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

[/showhide]