¿Has sentido alguna vez que caes preso de tus propios “SI”, y te encuentras en lugares, con personas, en situaciones, y haciendo cosas que realmente no te gustan, no te sirven, te estresan, no te hacen feliz, o que dañan tu salud física/ emocional, y por sobre todo, quitan tiempo para TU vida?

Si te sucede algo similar, acompáñame en este artículo, porque te contaré exactamente por qué es positivo e importante para tu vida aprender a decir NO, y cómo hacerlo, para que puedas ser más productivo, pleno y por sobre todo, feliz…

Hay personas que hacen favores, y hay personas complacientes

1- ¿Por qué es importante saber decir NO?

“ La felicidad es cuando lo que tu piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía. ” — Mahatma Gandhi

Para mi, haber aprendido a saber decir NO, fue muy importante debido a dos motivos, que quizás tu también lo compartas:

  • Siempre he sido una persona con una alta tendencia a ser complaciente, y como la gente ya me conocía con esa predisposición, daban por sentado que siempre sería así.

Esto generó una dinámica poco saludable, de la cual yo misma me había hecho partícipe, y me frustraba no poder salir.

  • Debido a lo anterior, acumulé toneladas de estrés, cansancio, gastritis, frustraciones, y constantes desilusiones, por fallarme a mi misma, y decir siempre SÍ, cuando realmente sentía o quería decir NO.

Quizás todos atravesamos por esto, en mayor o menor medida, por el simple temor a lo que dirán, pensarán y juzgarán los otros si decimos que NO.

También nos cuesta decir esta palabra, por miedo a perder el amor de alguien, a perder oportunidades, o por el simple temor de que seamos olvidados y que prescindan de nosotros.

“Sé quién eres y dí lo que sientas, porque aquellos a quién le importas, no les molesta, y a quiénes le molesta, no les importas ~Dr. Seuss”

Para empezar, debemos liberarnos de las falsas creencias, que nos convencen de que un NO es egoísmo, es ser desagradecido, es ser injusto, es ser rudo.

Nos enseñaron a complacer y ser amables con los otros, pero no nos enseñaron cómo construir límites saludables, con los cuales podamos resguardar, defender y conservar nuestros intereses, sueños, salud y felicidad, para vivir en armonía y en consecuencia con nosotros mismos.

¿Entonces, por qué es tan importante aprender a decir NO?

aprender a decir no

I- Porque cuando decimos SÍ a todo, nuestro accionar se vuelve reactivo y perdemos la capacidad de pensar proactivamente en nosotros mismos.

Es vivir “colgados” de la vida de otras personas, y eso luego arrastra también sus problemas y preocupaciones.

II- Porque cuando complacemos constantemente por temor a decir que NO, estamos permitiendo de alguna manera, que otras personas dicten nuestras elecciones.-

III- Porque al decir Sí, sólo estamos eliminando la ansiedad generada por evitar una situación incómoda, y rápidamente poder sentir alivio.

Pero no olvides que este alivio será momentáneo, ya que el peso cae cuando nos damos cuenta del costo de nuestro compromiso.

Cada vez que acordamos hacer algo que sentimos que no está bien, o que no queremos hacer, llevarlo a cabo, luego termina siendo un desgaste y un peso en nuestra cabeza y espíritu.

IV- Porque cuando te encuentras haciendo más cosas para hacer feliz a otros, que a ti mismo, perdemos el balance, nos debilitamos, y llega un momento en que :

*harás el esfuerzo por otro, pero te sentirás exhausto
*ofrecerás tu atención, pero estarás distraído
*dirás: “está bien, no importa, yo lo hago”, pero en el fondo acumularás resentimiento

V- Por no saber decir que NO, muchas veces resultamos poco claros con los otros, lo que puede llevarnos a fallar o decepcionar a alguien.

Entonces…

¿Por qué hacemos por los otros cosas que nos absorben tiempo, energía, paz, descanso, crecimiento, y que realmente no suman nada de valor a nuestra vida, ni inspiran, o despiertan nuestro potencial?

¡Cuántas cosas perdemos por miedo a perder!

Pareciera que es necesario pasar por muchas experiencias poco afortunadas, para entender que la vida es demasiado corta, como para vivir la vida y los “SI “ de otras personas.

aprender a decir no

VI- Aprender a decir NO, es un rasgo de madurez, amor propio, seguridad y control de NUESTRA propia vida.

Decir que NO, no significa ser desagradecido o ser mal educado, es un signo de ser una persona fuerte y que conoce sus límites.

VII- Porque dejando de lado aquellas cosas, personas y compromisos que NO suman bienestar, productividad, crecimiento y buena energía, tendremos el tiempo, y la calma para poder apreciar lo que sucede en NUESTRA vida, y así vislumbrar nuevas oportunidades u opciones que se ajusten de manera sincera a nuestros objetivos, parámetros y sueños.

Claro está, que se requiere de mucho coraje para ser fieles, verdaderos y consecuentes con uno mismo, pero eso es finalmente ser el protagonista de nuestra propia vida.

Lejos está el concepto de egoísmo, estamos hablando de un NO asertivo, un no positivo.

2- ¿Cómo es un NO positivo?

Según indica Dr. William Ury en su libro: “The Power of a Positive No: How to Say No and Still Get to Yes”, un NO positivo tiene 3 partes:

1- Si: este NO empieza con un Sí para nosotros mismos, protegiendo lo que es importante para nosotros.

2- No: continúa con un NO que de hecho, marca y establece límites claros.

3- Si: un No positivo, termina con un Sí que reafirma la relación a pesar del no, y que da otras soluciones al pedido de los otros.

Recuerda que hay una diferencia entre complacer a las personas, y ayudar a las personas.

3- ¿Cómo decir NO?

En primer lugar, recuerda que debes ser conciso, sin dar millones de explicaciones.

Eso no solamente hará menos claras las cosas, sino que los otros detectarán tu confusión, y la aprovecharán para convencerte de que digas SI.

Si te sucede, como a mí, que quedaba congelada, o hacía un nudo con tantas palabras hasta que finalmente me salía el NO, comparto algunas ideas que he recogido de la experiencia, y de otras lecturas, y que me han resultado de muchísima ayuda.

Eso sí, cuando estés dudando o sientas esa ansiedad previa, siempre recuerda:

Aprender a decir NO, es un rasgo de madurez, amor propio, seguridad y control de NUESTRA propia vida.

Decir que NO, no significa ser desagradecido o ser mal educado, es un signo de ser una persona fuerte, que sabe lo que quiere, cómo lo quiere y que conoce sus límites.

1. “No me puedo comprometer a esto, tengo otras prioridades por el momento, gracias por tenerme en cuenta.”

2. “Disculpa, pero ahora no es un buen momento, ya que estoy en el medio de algo importante para mi. Si deseas, podemos conectarnos X día a X hora. Avísame si te queda bien”

3. “Me encantaría hacer esto, pero ya tengo otro compromiso. Gracias por considerarme”

4. “Déjame pensarlo, y luego te confirmo.” — No tenemos porqué sentirnos presionados a contestar inmediatamente. Tómate el tiempo para pensar si realmente, el sí que darás, es lo que tú quieres.

5. “Esto no satisface mis expectativas/necesidades, pero lo tendré en mente, gracias por considerarme en la oferta”

6. “En realidad, no soy la mejor persona para ayudarte en esto. Déjame que te sugiera a X” – (No carguemos en nuestro hombro cosas que sólo nos traerán más problemas)

7. “No de esta manera” – Pon tus reglas. Puedes ayudar, sin entregarlo todo.

 

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

NOTA: Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De YouTube, Es Gratis: Haz Click Aquí