Luego de que veas lo que el estado de ánimo del padre puede afectar en el desarrollo de las emociones de los niños vas a quedar en shock y estoy seguro de ahora en adelante lo pensarás dos veces antes de dirigirte a tu familia de una manera fuerte cuando estés en ese estado emocional.

Hoy me he tomado el atrevimiento de mostrarte un artículo en el cual te voy a explicar cómo puede influir en los niños pequeños tener unos padres que se la pasen la mayor parte del tiempo estresados y de mal humor. Mira hasta el final y presta mucha atención para que así tengas en cuenta estos estados emocionales frente a tu familia.

El mal humor del padre causa estragos en el desarrollo emocional y cognitivo de sus hijos.

La madre es considerada como la principal imagen, la primordial e irreemplazable en materia del cuidado de los niños, pero, la figura paterna tiene su propio rol preponderante en la crianza y el desarrollo de la vida de los hijos.

Ninguno de los dos son elementos contrapuestos, sino que, forman parte de ese “todo” tan necesario para los pequeños.

Friedrich Nietzsche afirmó: “aquel que no tiene padre, debería procurarse uno”. El filósofo se refería a que los padres son tan importantes para el desarrollo de los niños como las madres.

De hecho, tanto el amor como el rechazo de cualquiera de los dos progenitores pueden afectar profundamente el equilibrio emocional, la autoestima y la salud mental de sus hijos.

Varios estudios encontraron que la ausencia del padre causa problemas de adaptación en sus hijos, así como la oleada de comportamientos destructivos a medida que crecen.

Por supuesto, su presencia y comprensión tienen el efecto contrario: facilitar la adaptación del niño y promover un desarrollo psicológico saludable.

El estado mental del padre afecta directamente a sus hijos

En algunos casos se ha demostrado que, los papás que padecen mucho estrés, o en su caso los niños depresión o ansiedad, ambos terminan repercutiendo notablemente en el desarrollo de los niños y evidentemente la relación padres-hijos.

Un padre malhumorado la mayor parte del tiempo no solo refleja una falta de control de sus emociones; también genera un efecto negativo en el desarrollo cognitivo y emocional de sus hijos.

Aunque esta conducta es más común en los hombres, resulta igual de perjudicial si la realizan madres. Y peor aún si aparece en ambos.

Desde los gritos porque su equipo favorito va perdiendo al mal genio por los problemas financieros, el mal humor y la forma en que éste se demuestra es percibido en nuestros bebés de maneras inimaginables.

Algunos estudios han encontrado además que crecer lejos de los padres puede afectar el desarrollo psicológico de los niños.

Una investigación realizada en la Universidad de Connecticut desveló que los niños que se sentían rechazados por sus padres se mostraban más hostiles, agresivos y presentaban signos de inseguridad y ansiedad.

Realizaron un estudio en el que analizaron la importancia de los padres en la vida de sus hijos. A lo largo de la investigación recogieron los datos de unas 730 familias de todo el país.

Estos psicólogos se centraron en analizar los efectos del estrés paterno y los problemas mentales como la depresión y la ansiedad en los hijos.

Así encontraron que estos problemas afectaban la relación de los padres con los niños y, por ende, influía en el desarrollo de estos.

Se descubrió que cuando el padre sufría de depresión durante los primeros años de vida de sus hijos, esto influyó en el desarrollo social de los niños en comparación con la depresión o la ansiedad de la madre.

La investigación también encontró que un alto nivel de estrés del padre cuando los niños tienen entre 2 y 3 años de edad, es particularmente perjudicial para el desarrollo cognitivo y el lenguaje.

Absolutamente todos sabemos que ser padres no es una tarea fácil, sobre todo cuando se es primerizo, siendo esta etapa la más complicada tanto para el padre como para la madre, pues ambos se enfrentan a algo desconocido y como consecuencia es muy normal tener muchos miedos, sentirse inseguros y con incertidumbre.

A muchos hombres se les carga la responsabilidad de ser el soporte de su pareja y por ello siempre deben mostrarse fuertes, tal vez sea la causa de que estos terminan desbordando emociones de una y a su vez, esto los hace más propensos a sentir estrés, provocando así daños serios en sus hijos.

Para evitar todo esto, si eres padre, vale la pena que tomes en cuenta algunas recomendaciones:

-Fortalece tu relación de pareja. Exprésale tus sentimientos. Habla acerca de lo que te gusta o molesta. De tus preocupaciones, anhelos, miedos y sueños. Esto no solo crea un clima de confianza, sino que promueve el dialogo y tiene un efecto terapéutico para ti.

-Las responsabilidades laborales y los hijos son fundamentales, pero no son lo único. También debes separar un espacio y un tiempo para ti.

Tú también mereces atención. Realiza actividades que puedas disfrutar. Descasa y aprende a liberar tu mente de las presiones, por medio de la relajación o la práctica de algún deporte.

-Está atento a cualquier signo desestabilizador de tu ánimo, como el estrés, la depresión, la angustia o el enojo. En cualquier caso es aconsejable poner límites y mantener el autocontrol. Es mejor actuar a tiempo, no dejar escalar los conflictos.

Así no habrá nada que lamentar después. Si no lo puedes conseguir por ti mismo, acude a un profesional para encontrar apoyo.

El ser padres puede ser increíblemente abrumador, sobre todo si pensamos que todo lo que se hace y deja de hacer tiene efectos sobre nuestros hijos.

Y aunque muchos pasen más tiempo con sus madres, las acciones de los padres tienen un peso enorme. Así que padres, sonrían y a cuidarse más que su estrés ¡sí que cuenta!

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

NOTA: Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De YouTube, Es Gratis: Haz Click Aquí