Para muchos, el auténtico sentido de la vida llega al instante en que nuestros hijos llegan al mundo, de ahí que es que la muerte de uno de ellos es uno de los acontencimientos más traumáticos que se pueden vivir. Richard Pringle era otro padre orgulloso, que desgraciadamente, debió ver fallecer a su hijo Hughie, de solo tres años, debido a una hemorragia cerebral debido a una condición con la que nació.

A un año de su muerte, este padre compartió en Fb un emocionante testimonio en el que enseña las “10 cosas más esenciales que aprendió desde el instante en que perdió a su hijo”unas reflexiones que sin duda llegan a tu corazón y te tocan el alma. ¿Quieres saber más? Haz clic abajo donde dice “Quiero Seguir Viendo”.