Existen muchos mitos con respecto a la crianza de los niños, algunas veces suelen comentar que el orden de nacimiento de los niños puede influir en la personalidad y desarrollo de los hijos. Si tienes hijos o te interesa saber sobre sus comportamientos éste artículo es para ti.

A continuación te voy a mostrar una pregunta que muchos se suelen hacer sobre si el segundo hijo suele ser más tremendo que el primero y otras cualidades. Así que observa hasta el final y presta mucha atención para que lo mantengas al tanto al momento de criarlos.

¿Por qué el segundo hijo es más tremendo que el primero?.

Conforme mi hijo mayor fue medrando, fueron incrementando de tono sus enfados y rabietas. “Tengo que darle castigos ejemplares”, pensé. Entonces le pregunté a su profesor de la guardería que de qué manera acostumbraba a disciplinarlo para hacer lo mismo yo en casa. La contestación me dejó estupefacta.

Nunca lo he castigado; jamás ha habido necesidad. Tu hijo siempre y en todo momento se porta bien, es muy obediente”, me afirmó.

¿Va a ser que se confundió de pequeño?”, pensé. Mas no, exactamente el mismo instructor me dio la contestación. “Los pequeños se portan de una forma en la escuela y de otra en casa; jamás son los mismos”.

Esto es obvio. En parte alguna se sienten tan en confianza como con su familia, con sus progenitores, sus hermanos. Afirmemos que tienen algo de doble cara en ese sentido.

No obstante, después del nacimiento de mi segundo hijo me quedó claro que mi primogénito, con todo y lo insoportable que es a veces, es un pan de dios equiparado con el mini terremoto que ahora me trae de cabeza. Mi hijo menor me saca de quicio, me desafía, me ignora, me confronta, me baila en la cabeza.

Ya sé que mal de muchos consuelo de tontos, mas he hablado con otros papás y me han contado precisamente lo mismo.

Sus primeros hijos o bien hijas han sido de lo más bonitos y soportables. Los segundos hijos vienen a “romper” esa poca o bien mucha armonía que existía en la familia.

En mi caso, Jorge Mario –el miniterremoto– ha hecho lo que jamás hizo el hermano mayor, pintó los muebles, las semejas, rompió libros, juguetes, trastos, ornamentos de la casa. Mas lo que más me preocupa es que todos y cada uno de los días que voy por él a la guardería encuentro indicios de lloro en su carita.

Es que le pegó a otro niño”, “Es que le quitó un juguete a un compañero”, “Es que no deseaba dejar el arenero para entrar al salón de clases y lo debimos obligar”. Son las protestas al día de las maestras.

Hace algunos días lo vi en acción hacer una “fechoría”. En el momento en que un pequeño se tardó en el abrevadero para tomar agua, Jorge se intranquilizó y empezó a aventarlo. Le llamé la atención y le afirmé que esperase su turno.

Sé que afirmarán que no debo equiparar a mis hijos, mas todas y cada una de las madres lo hacemos; no tiene nada de malo, es sencillamente reconocer que son diferentes y que precisan trato y formas de disciplinar diferentes.

Con Jorge debo ser más severa, mas por el hecho de que su actitud por norma general es más bélica: “¿No me lo das?, puesto que te lo quito”, “¿Me quejas?, puesto que te pego más fuerte”. “¿Me haces algo que me molesta?, puesto que te agredo”.

Eso le ha causado muchos inconvenientes en su cortita vida. Mas, conforme su pediatra, esta etapa, los horribles 2, es en la que los pequeños aprenden por siempre –o para nunca– las reglas de socialización.

Es ahora cuando deben aprender a supervisar su carácter, a respetar reglas, a continuar indicaciones.

¿Quisiese que mis 2 hijos fuesen iguales? No, no deseo que sean iguales. Amo sus diferencias, amo sus carácteres, amo los matices de sus formas de ser.

Los 2 me enseñan todos y cada uno de los días formas diferentes de ver el planeta.

Es tal y como si me afirmaran, “¿Qué sabor prefieres, fresa o bien chocolate?”. Me chiflan los 2, de esta forma es que sírvanmelos juntos. Si no, no deseo nada.

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

NOTA: Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De YouTube, Es Gratis: Haz Click Aquí

vía: babycenter.