Después de que conozcas la historia de este hombre y su hija te darás cuenta de que frente a las dificultades y a los obstáculos de la vida, siempre podemos hacer lo que hizo él y salir adelante. Cuando conozcas los detalles te sentirás muy inspirado.

Hoy te cuento esta historia porque muchas veces en la vida no apreciamos lo que tenemos hasta que vemos ejemplos como éste y te dan ganas de salir adelante y ser más agradecido con lo que tienes. Ahora conoce la historia que está inspirando millones de personas en el mundo.¿Quieres saber más? Haz clic abajo donde dice “Quiero Seguir Viendo”.

[showhide more_text=”Quiero Seguir Viendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

Un hombre trabajaba en una fabrica de chocolates como gerente, misma en la que ganaba lo bastante para sostenerse y cubrir todas y cada una de las necesidades de su pequeña hija e inclusive en ocasiones acostumbraba a darle pequeños lujos puesto que ¿a qué padre no le agrada permitir a sus hijos?

Además de esto, solo la tenía a ella, no contaba con absolutamente nadie más en el planeta.

Los dos, padre y también hija, vivían realmente bien en Líbano, mas desafortunadamente debido a la guerra debieron cobijarse en Yarmouk y dejar su vida atrás.

Sin un peso en la mano, el hombre empezó a vender bolis para poder nutrir a su pequeña.

De un de pronto la vida nos sorprende o bien nos da golpes tan duros solo para probarnos a nosotros mismos qué fuertes somos.

Este hombre de ser un gerente y ganar realmente bien, pasó a vender bolígrafos en la calle con su pequeña hija en brazos.

Además de esto no tenían un techo en donde protegerse, ni una cama cómoda como en la que dormían, tampoco comida ni la sencillez de asearse.

Mas como la vida nos quita todo de forma inopinada, asimismo nos da grandes sorpresas como recompensa a todo nuestro dolor y lamentos.

En una ocasión en que el hombre se hallaba en las calles vendiendo los bolis, un hombre de nombre Gissur Simonarson quien es activista de Noruega, se conmovió ante semejante escena puesto que el padre lucía afligido, descuidado, sus ojos reflejaban tristeza y mucha desesperación, además de esto en sus brazos cargaba a su hija con profundo amor resguardándola de cualquier riesgo.

Gissur no vaciló en tomar una foto para compartirla en sus redes sociales y de esta manera invitar a las personas a compartirla con el objetivo de hacerla viral y que el planeta entero concientizase sobre la situación que vivimos, puesto que la vida de los asilados da un cambio tan radical que ni tan siquiera podemos imaginarnos,

Incluso de esta forma, al ver la situación muchos preferimos cerrar los ojos en vez de abrir nuestro corazón y brindar asistir de conformidad con nuestras posibilidades.

“Vendedor anónimo” fue el nombre que recibió la fotografía y claro, está tuvo muchas reacciones y comentarios.

A Dios gracias la pretensión de Gissur dio buenos resultados, tan buenos que plantearon hacer una campaña para donar un tanto de lo que cada cual tenía, de este modo el hombre podría regresar a empezar mas en lo que lograba un trabajo, se le podía asistir con un techo y comida, eminentemente por su pequeña.

La esplendidez de las personas alcanzó prácticamente los cien mil dólares estadounidenses, misma cantidad que fue entregada al vendedor.

Merced a esas personas de buen corazón, padre y también hija ahora tienen un techo y una cama. No les ha hecho falta el alimento e inclusive ya asiste a la escuela.

De forma inmediata se planteó buscar un trabajo y con el dinero que le ha quedado de los óbolos, pretende asistir a otros asilados retornando un tanto de la esplendidez de la gente.

Hoy en día con el dinero colectado lo invirtió inteligentemente y abrió múltiples restaurants donde trabajan personas asiladas y aportan donaciones para el resto asilados.

Abdul dijo:

“No solo cambiaron mi vida, sino la de mis hijos y las de todas las personas de Siria que he podido ayudar con trabajo y donaciones”.

¿Qué te parece esta historia? Cuando nos lo proponemos podemos lograr grandes cosas y cambios, basta abrir nuestro corazón y entregar un poco de lo que tenemos, porque recuerda que dar no te resta, al contrario, te multiplica.

Si leíste el artículo hasta aquí escribe en facebook “Si lo vi” para demostrar que eres de las personas que sí lee… Sabrás quienes lo hacen y quiénes no.

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

[/showhide]