Exponer a tu cerebro a una negatividad continua influye en su funcionamiento. Desde aquí, te queremos ayudar a defenderte de esta energía perjudicial.

¿Odias cuando la gente se queja? Pues, hay una buena razón: escuchar demasiadas quejas es malo para tu cerebro, según Trevor Blake. Blake es un emprendedor y autor del libro “Three Simple Steps: A Map to Success in Business and Life” (Tres simples pasos: Un mapa al éxito en los negocios y en la vida). En el libro, el autor describe cómo los neurocientíficos han aprendido a medir la actividad cerebral cuando recibimos varios estímulos, incluida una larga sesión de quejas.

“El cerebro funciona como un músculo, más de lo que nosotros pensábamos,” dice Blake. “Así que si estás atrapado en un rincón durante demasiado tiempo escuchando a alguien siendo negativo, tienes más probabilidades de comportarte de esa manera.”

Aún peor, exponerte mucho a las quejas te puede hacer tonto. Las investigaciones han demostrado que exponerte