Tú que te encuentras leyendo este texto, alguna vez te has preguntado ¿Cuántos de nosotros mismos estamos felices hoy en día?¿Te sientes tú feliz? Si la respuesta es negativa, tal vez seas uno entre la gran mayoría que ignora algunas de las verdades más aterradoras que existen sobre la felicidad:

El 95% del tiempo, ella te abandona porque tú así lo quieres.Sí, la felicidad es casi una cuestión de pura perspectiva y entender eso en la teoría es fácil, pero durante la práctica pasa a ser palabras mayores. Se necesita ser alguien grande y cuando digo grande, me refiero a grande de espíritu. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo. Acuérdate Compartir Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos.

[showhide more_text=”Quiero Seguir Leyendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

Si eres de quienes no poseen una idea propia sobre cómo construir tu propia felicidad, el sitio World Observer ha facilitado para ti una pequeña lista genérica en la medida de lo posible (en vista de la subjetividad inherente al tema. Cualquier parecido con la base de la filosofía budista, no es mera coincidencia.)

¿Empezamos?

Deja atrás tus miedos.

El miedo generalmente tiene dos orígenes: la ignorancia y el conocimiento de los posibles acontecimientos. El primer caso se resuelve con conocimiento y el segundo caso puede ser que acontezca o no, nada es seguro, deja de tener miedo sobre lo que sucederá y si ya conoces el posible problema, ¿Por qué no arreglarlo antes de que aparezca?

“A la única cosa que debes temer es a tu propio miedo” – Franklin D. Roosevelt

Olvida tus excusas

Ordénales hacer las maletas y diles que se vayan, que ya no las necesitas más. A menudo nos limitamos a causa de las muchas excusas que utilizamos en nuestro día a día. En lugar de trabajar para crecer y mejorarnos a nosotros mismos y nuestras vidas, nos quedamos mintiendo a nosotros mismos, atascados, utilizando todo tipo de excusas, disculpas donde el 99% de las veces no son ni reales.

No necesites tener siempre la razón

Somos tantos los que no logramos soportar la idea de estar equivocados (Queremos tener siempre la razón) aun corriendo el riesgo de terminar con grandes relaciones o causar dolor y estrés, para los demás y para nosotros.

Y no vale la pena. Cada vez que sientas la necesidad “urgente ” de iniciar una pelea sobre quién tiene razón y quién se encuentra equivocado, pregúntate antes a ti mismo: ¿Qué diferencia podría hacer?¿Prefiero estar en lo correcto o ser gentil?¿Tu ego es realmente tan inmenso? Excepto en casos extremos, ¿Por qué deberías gastar tiempo esforzándote para demostrar que eres tú quién tiene la razón?

Olvídate de tu necesidad de controlar todo

Debes encontrarte dispuesto a renunciar a la necesidad de estar siempre en control de todo lo que sucede a ti y a tu alrededor (eventos, personas, situaciones, etc.). Ya sean compañeros de trabajo, seres queridos o extraños que acabas de conocer en la vida, déjalos ser. Deja que todo y todos sean exactamente lo que son y verás cómo esto logrará hacerte sentir mejor.

“He visto fracasar varios intentos de conquistar y manipular el mundo. El mundo pertenece al espíritu, por lo tanto, no debe ser manipulado. Quien lo manipula, lo corrompe, quien pretende conservarlo, lo pierde.” – Lao Tzu

Desapégate del apego

El concepto en que nos centraremos es, para la mayoría de nosotros, muy difícil de entender. Y debo confesar que para mí también lo fue (y lo sigue siendo) pero no es imposible. Uno mejora cada día con tiempo y la práctica. En el momento en que te desapegas de todas las cosas (y esto no significa renunciar a su amor por ellas).

Después de todo, el amor y el apego no tienen nada que ver uno con el otro; el apego viene de un lugar de miedo, mientras que el amor… bueno, el verdadero amor es puro, amable y generoso, donde hay amor no puede haber miedo, y por eso, el apego y el amor no pueden coexistir. Luego de soltar todas esas cosas la ira se calma y te vuelves tolerante, amable y sereno, llegas a un estado que te permite comprender todas las cosas sin siquiera intentarlo. Un estado mucho más allá de las meras palabras.

Evita las charlas autodestructivas

¿Cuántas personas se encuentran sufriendo por su forma negativa de pensar, contaminada y continuamente derrotista? No creas todo lo que tu mente te dice (Especialmente si es algo pesimista). Eres mucho mejor que eso.

“La mente es un instrumento soberbio si se usa correctamente. Utiliza erróneamente, sin embargo, es muy destructiva.” – Eckhart Tolle

Deja de esforzarte por impresionar a los demás

No sigas intentando tanto ser algo que no eres solo para continuar agradando a los demás. Esto funciona de esta manera. En el momento en que pares de intentar ser algo que no eres con tanto ahínco, en el momento en que tires a la basura todas las máscaras y aceptes quién eres realmente, encontrarás que la gente se sentirá atraída por ti, sin realizar un verdadero esfuerzo.

Deja de resistirte al cambio

Tatúa esto en tu cabeza: el cuerpo humano se encuentra programado y preparado para resistir todo tipo de cambios. Cambiar es seguido por el proceso de adaptación. Solo puedes alcanzar otro nivel intelectual si cambias constantemente.

Adaptación y cambio son estímulos concentrados a incrementar la inteligencia y la percepción, por lo tanto, el cambio es positivo. El cambio es lo que te ayudará a conseguir ir de A a B. El cambio va a mejorar tu vida y las vidas de los que viven a tu alrededor. Encuentra tu felicidad, acepta el cambio, no te resistas.

“Sigue tu felicidad, Y el universo abrirá puertas para ti, donde había solamente paredes.” – Joseph Campbell

Para de vivir acorde a las expectativas de los otros

Hay una gran cantidad de personas viviendo una vida que no es realmente la suya. Viven sus vidas de acuerdo a lo que otros piensan que es mejor para ellos, viven sus vidas de acuerdo a lo que sus padres piensan que es mejor para ellos, o sus amigos, enemigos, maestros, los gobiernos e incluso según lo que los medios de comunicación creen que es mejor para ellos. Ignoran a sus voces interiores, sus intuiciones.

Está tan ocupados complaciendo a todo mundo, que pierden el control de sus propias vidas. Esto hace que se olviden de lo que les hace feliz, lo que quieren y lo que necesitan y un día también se olvidan de sí mismos. Tú tienes tu vida (esa vida es ahora) debes dominarla, vivirla y sobre todo no dejar que las opiniones de los demás te distraigan de tu trayecto.

Lo pasado, pisado

Es difícil, todos lo sabemos. Sobre todo cuando el pasado parece mejor que el presente y el futuro parece tan aterrador, pero hay que tener en cuenta el hecho de que el presente es todo lo que tienes y todo lo que vas a tener. El pasado que estás deseando (el pasado con el que ahora sueñas) fue ignorado por ti cuando estaba presente. Deja de engañarte.

Mantente presente en todo lo que haces y disfrutar de la vida. Después de todo, la vida es un viaje y no un destino. Ve el futuro con claridad, prepárate, pero siempre mantente presente en el presente.

No tengas más en cuenta las etiquetas

No continúes etiquetando a las personas, a las cosas y las situaciones que no entiendes cómo si fueran diferentes o raros y trata de abrir la mente, poco a poco. Las mentes sólo funcionan cuando se encuentran abiertas a la vida.

“La forma más extrema de ignorancia es cuando se rechaza algo sobre lo que no se sabe nada” -Wayne Dyer

Organiza tus creencias

Deja de lado todas esas creencias limitadoras sobre quién puede o no puede ser, sobre lo que es posible y lo imposible. A partir de hoy, ya no está permitido que tus creencias restrictivas te dejen tirado en el lugar equivocado. Abre tus alas y vuela de una vez.

Evita quejarte y resuélvelo de una vez por todas

Renuncia a la constante necesidad de quejarte de las muchas cosas, personas, momentos y situaciones que te ponen depresivo o te hacen infeliz. Nadie puede hacerte infeliz, ninguna situación debe hacerte sentir triste o peor, a menos que tú seas quién lo permita.

No es la situación quien libera estos sentimientos dentro de ti, sino la forma en que decides enfrentar esa situación. Nunca debes subestimar el poder del pensamiento positivo que eres capaz de tener.

Deja atrás el lujo de criticar

Abandona el hábito de criticar a las cosas, personas o eventos que son diferentes a ti. Todos somos diferentes y sin embargo, todos también somos iguales. Todos deseamos ser felices, siempre ser entendidos y amar y ser amados. Todos queremos algo y algo es deseado también por todos y cada uno de nosotros.

No continúes culpando a los demás

Deja atrás el deseo de culpar a otras personas por lo que tú posees o lo que no, por lo que se sientes o no sientes. Para de darle más poder a esto y comienza a asumir la responsabilidad de tu propia vida.

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo.

[/showhide]