Luego de que conozcas la historia de esta mamá vas a quedar muy conmovida y te darás cuenta de que frente a las dificultades que se nos presentan en la vida, podemos hacer lo que hizo ella y salir adelante porque cuando se piensa en las demás personas siempre van a pasar cosas buenas.

La historia que te voy a contar a continuación es fuerte, porque la mamá tuvo que tomar una decisión que de seguro no hubiese sido fácil para nadie y aún así se llevó una gran sorpresa el día de su boda. Ahora mira hasta el final de la historia y presta mucha atención para que así admires lo que hizo.

Una boda con una sorpresa para Becky con su hijo que estaba en el cielo

Becky Turney, una mujer de 40 años y habitante de Alaska, quien dos años antes había vivido el peor día de su vida al saber que su hijo Triston había fallecido con tan solo 19 años de edad, esta mujer debió seguir su vida aun a pesar de su gran dolor.

Dos años después de ese suceso Becky decide contraer matrimonio con el hombre de su vida kelly, lo más obvio y que era por todos sabidos Becky mantenía el recuerdo de su hijo más vivo que nunca pues lo extrañaba a diario.

Por lo que dejo una silla libre, ya que ese era el puesto de su hijo y sobre ella coloco un letrero que decía textualmente…

“En el día de tu boda estaré en el cielo, ¿qué puedo hacer? Vendré a la tierra a pasar ese día contigo, así que guárdame un sitio, una silla vacía, puede que no me veas, pero yo estaré allí”.

Su novio Kelly le tenía una gran sorpresa, solo a pocos segundos de que la ceremonia comenzara la llevo a la silla que ella tenía destinada para su hijo y vio en ella a un joven sentado, este se apresuro a levantarse para ser presentado, su nombre era Jacob Kilby de 21 años y había asistido a la boda solo por conocerla.

No hubo falta presentaciones ella sabía de quien se trataba, pues cuando su hijo falleció uno de sus órganos fue donado a este joven para que siguiera viviendo.

Su novio Kelly llevaba meses planeándolo todo en especial este encuentro, pues Jacob tenía el corazón de Triston, por lo que el pensó que llevándolo a la boda ella sentiría a su hijo de alguna manera presente, el encuentro fue muy emotivo.

Becky con la ayuda de un estetoscopio pudo escuchar una vez más el latido del corazón de su hijo, aunque el ya no estuviera presente ella lo sentía muy cerca.

Este muchacho Jacob nació con el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico y paso por 3 operaciones antes de llegar al trasplante.

Para Becky saber que gracias a el corazón de su hijo este joven pudo salvar su vida la llena de suma emoción y le resulta realmente increíble saberlo pues cree que el propósito de su hijo en la tierra era ese y la hace sentir muy orgullosa.

Por lo que el matrimonio conformado por Kelly y Becky Turney, espera que esta historia sirva para crear consciencia y existan más donantes de órganos, también instan a las familias de los donante y de los receptores a mantenerse en contacto pues el vinculo que se logra crear es fuerte.

Vale la pena esta historia pues a pesar de la tristeza que genero la ausencia de un ser muy querido lograron tener un final feliz al contar con la presencia del joven que poseía parte de él.

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

NOTA: Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De YouTube, Es Gratis: Haz Click Aquí