Luego de que veas esta historia te darás cuenta de que a pesar de que hayan muchos momentos difíciles en tu vida, siempre podrás tener dos opciones o huir de ellos o simplemente afrontarlos y salir de adelante como todo un triunfador. Es importante que te tomes unos segundos para ver esta historia porque a millones de personas le ha servido de inspiración.

La historia trata sobre una muchacha que estaba casada y descubre que el marido le fue infiel, sin poder aguantarlo tuvo que contarlo a la familia en busca de apoyo, pero lo que la abuela respondió deja a todos boca abierta, la experiencia es inevitable. Mira hasta el final y presta mucha atención para que lo apliques en tu vida.

El mejor consejo que pudo darle la abuela a todos.

En los momentos mas difíciles es cuando la vida pone a prueba nuestro carácter. Ante la adversidad solemos rendirnos sintiendo que no vale la pena dar un paso mas hacia adelante.

Esta historia nos da una gran lección de como podemos asumir cada momento difícil y transformarlo en beneficio para nuestro propio crecimiento.

Una chica fue a visitar a su abuela y le contó que las cosas se habían puesto muy difíciles en su vida. Su marido la había sido infiel y ella estaba destrozada.

No sabía cómo iba a superarlo y quería darse por vencida. Estaba cansada de luchar y luchar en la vida. Parecía que tan pronto como un problema se resolvía, surgía uno nuevo.

La abuela la llevo a la cocina y mientras la chica se desahogaba, puso  calentar tres ollas de agua. Cuando el agua estaba caliente, coloco en una de ellas una zanahoria, en otra un huevo y en la ultima granos de café.

Minutos después la abuela apago el fuego sacando cada ingrediente del agua y colocándole en un recipiente por separado.

Entonces le dijo a su nieta: “¿Dime qué es lo que ves?”. La chica respondió: “Zanahorias, huevos y café”.

Su abuela la hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. La abuela le pidió después que tomara el huevo y lo rompiera.

Tras quitarle la cáscara, encontró un huevo duro, mientras que el café tan solo transformo el agua dándole color olor y un sabor distinto.

La abuela hizo que su nieta probara el café. La nieta sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma, y le pregunto: “¿Qué quieres decir con todo esto, abuela?”.

Ella le explicó que cada uno de estos elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo. Pero cada uno había reaccionado de forma diferente.

La zanahoria llegó al agua fuerte, dura y tenaz. Sin embargo, después de haber sido sometida al agua hirviendo, se ablandó y se debilitó.

El huevo había sido frágil. Su fina cáscara protegía su líquido interior, pero después de entrar en el agua hirviendo, su interior se endureció.

Fue diferente con lo granos de café, esos eran únicos. Después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.

“¿Cuál de todos eres tú? ¿Cómo reaccionas? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?, le preguntó a su nieta.

Sucede lo mismo en nuestras vidas. El agua caliente son las situaciones adversas y cada uno decide como afrontarlas.

Las personas mas felices no son las que tienen todo lo mejor en la vida, si no aquellas que deciden transformar los problemas en oportunidades y sacarle el mejor provecho.

Cuando naciste, tú llorabas y todos a tu alrededor estaban sonriendo. Vive tu vida de manera que al final estés sonriendo, y todos a tu alrededor lloren porque perderán a alguien maravilloso como tú.

Seamos todos como el café.

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

NOTA: Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De YouTube, Es Gratis: Haz Click Aquí