La convivencia humana en comunidad nos permite desarrollar diferentes emociones y estados de ánimo, así como también comportamientos que nos involucran a todos y que hacen que actuemos de diferente manera ante determinadas situaciones. Una de esas actitudes es la empatía, tal vez instintiva pero que el mundo en el que vivimos hoy con su ajetreado ritmo más nos tapa.

La empatía implica comprender los sentimientos, pensamientos y experiencias ajenas, tanto en el pasado como en el presente, aunque nunca hayas sentido, pensado o vivido de esa manera. Es una cualidad que logra aumentar la productividad cuando se desarrolla en ambientes laborales, porque permite llegar a soluciones rápidas pero enriquecedoras teniendo en cuenta todos los argumentos que surgen en una puesta a punto. ¿Quieres saber más? Haz clic abajo donde dice “Quiero Seguir Viendo”.