La meditación es una práctica vital que te ayuda a mantener el equilibrio en tu vida. Hoy en día, con tantos ajetreos, cambios y problemas solo se consigue un total desequilibrio, que deja como resultado vivir en un estado de nervios, preocupación, estrés, depresión o mal humor. Así que si actualmente sufres alguno de estos estados negativos, quédate conmigo hasta el final de este artículo y descubrirás como la meditación te puede ayudar a mejorar tu vida.

Para empezar, veamos qué es la meditación.

La meditación es mantener la mente en silencio, en un estado de calma y concentración. Es ser plenamente consciente segundo a segundo de nuestros pensamientos, sentimientos, de nuestro cuerpo y de todo nuestro entorno. Es estar aquí y ahora.

“La meditación es una oportunidad para tranquilizar el espíritu y aliviar el alma, de restablecer el equilibrio y volver a conectar con nuestra fuente”. Jack Canfield.

Lo cierto es que la meditación produce cambios increíbles y maravillosos, y algunos de ellos son:

  • Tendrás mayor concentración y aceptación del momento presente.
  • Adquirirás una perspectiva nueva y más positiva de la vida.
  • Te ayudará a estar más serena, calmada y tranquila.
  • Te ayudará a fortalecer tu conexión espiritual.
  • Te ayudará a adquirir mayor conciencia de tus intuiciones, de tus ideas, de tus emociones.
  • Te ayudará a calmar tus pensamientos, a despejar tu mente de pensamientos negativos y de preocupaciones, y a abrir un espacio para los pensamientos positivos, la felicidad y el amor.

El propósito de la meditación es pacificar la mente y calmar los pensamientos, para así lograr apartarnos del desorden y del ruido en el que mayormente estamos sumergidos. Es un momento para hacer una pausa y recordar quienes somos en realidad. Además, es una práctica que te abrirá el corazón y la mente.

“El principio de la meditación es el conocimiento de sí mismo. Cuando las actividades del yo han cesado, sólo entonces hay silencio. Ese silencio es la verdadera meditación y en ese silencio, lo eterno se manifiesta”. Jiddu Krishnamurti.

Tres Pasos Para Practicar La Meditación

Primer Paso: preparación antes de meditar. Ponte ropa cómoda y siéntate con la espalda recta, pero no tiesa, en un lugar tranquilo y preferiblemente sin interrupciones. La clave es que te sientas cómodo y tranquilo tanto físicamente como con el lugar.

Puedes empezar por diez minutos y luego ir aumentando. Puedes hacerla en la mañana o en la tarde, o si puedes en ambas, genial.

Segundo Paso: empezar la meditación. Hay muchas formas de practicar la meditación, pero el día de hoy voy a recomendarte aquellas con las que yo empecé. Preferiblemente, hazlas con los ojos cerrados.

La meditación con música: aquí se trata de que elijas una música relajante y la escuches atentamente estando completamente quieta, respirando, inhalando y exhalando. Cierra los ojos y deja que fluya por tu cuerpo las sensaciones que te despiertan la música. Hay canciones para meditar, pero en cualquier caso, te puede servir una música relajante.

La meditación enfocada en la respiración: aquí se trata de que prestes atención a la sensación del aire que entra y sale de tu cuerpo al respirar. Observa tus pensamientos y siente como tu estómago se eleva y desciende suavemente al inhalar y exhalar. Siente la frescura y la calidez del aire que entra y sale de tus fosas nasales cuando respiras. Percibe las diferencias entre cada respiración.

La meditación repitiendo un mantra: aquí se trata de que elijas una afirmación positiva preferiblemente corta y la repitas una y otra vez, respirando, inhalando y exhalando. Puede ser por ejemplo: “Yo soy amor” o “Me amo y me acepto”.

Puedes probar las tres formas de meditación y luego decidir con cuál te sentiste más cómoda para que las sigas practicando. Recuerda que cuando surjan en tu mente pensamientos, no intentes ignorarlos o eliminarlos; simplemente míralos pasar y concentra tu atención en la respiración.

Tercer Paso: final de la meditación. Para terminar, permanece sentada con tranquilidad y focaliza lentamente tus pensamientos y tu conciencia al entorno. Levántate despacio y haz un par de estiramientos. Ahora estás lista para volver a tus actividades diarias, renovada y fresca.

Finalmente, es muy importante que tengas en cuenta que al principio será normal que los pensamientos se dispersen y que pierdas la concentración; es el proceso de aprendizaje. Sin embargo, con la práctica constante de la meditación, adquirirás mayor conciencia y mayor control sobre tus pensamientos.

“La meditación implica atención, cuidado, atenta observación de todo pensamiento, acción o cosa, sin calificar, aceptar o rechazar, ya que todo ello es obra del pensamiento, del tiempo y del pasado”. Jiddu Krishnamurti.

Solo te invito a que desde hoy incorpores esta hermosa práctica a tu vida, y poco a poco y por ti mismo/a, experimentes los beneficios.

¿Vas a comenzar a practicar la meditación? Déjame un comentario con tu respuesta (◠‿◠)

¡Amor y Bendiciones para ti!
Yasnely ♥ Gómez

¿Te Ha Ayudado Este Artículo? Califica con 5 Estrellas :)
[ec_stars_rating]

[sc:adsense1]