Los recuerdos de la niñez en ocasiones son turbios, e inclusive hay gente que no recuerda nada de cuando era peque. Mas si hay algo que TODOS tenemos muy claro era que nuestros progenitores eran los jefes.

Se hacía y se iba donde afirmaban, y sin chistar. Una de las cosas más aborrecibles que podemos guardar en nuestra memoria era aquella obligación de dar un beso o bien un abrazo a alguien como saludo. ¿Recuerdas? ¡Qué desapacible! ¿Y si no teníamos ganas, qué? Menos mal que con los años esto se termina… En este sentido el artículo de hoy vamos a compartir contigo cuales son las base de por qué nunca debes obligar a tu hijo a hacer esto. ¿Quieres saber más? Haz clic abajo donde dice “Quiero Seguir Viendo”.