Luego de conocer la historia de ésta joven te darás cuenta de que a pesar de las apariencias e impresión que te puede dar una persona jamás debes juzgarla sin primero antes conocerla, después que conozcas los detalles vas a ver por qué lo digo.

La historia que te voy a contar a continuación ha dado la vuelta al mundo mostrando que hoy en día aún hay personas de gran corazón que pueden ayudar a los demás sin esperar nada a cambio. Mira hasta el final y conoce la historia.¿Quieres saber más? Haz clic abajo donde dice “Quiero Seguir Viendo”.

[showhide more_text=”Quiero Seguir Viendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

Solemos mirar a las personas sin techo tal y como si fuesen gente sin rostro viviendo en la calle.

Pero nada podría estar más alejado de la verdad. Las personas sin hogar son gente con pensamientos, sentimientos y sueños.

De vez en cuando, la gente que tiene menos termina siendo la que da más, algo que esta muchacha de veinticuatro años llamada Caroline Santana pudo probar en carne propia.

Caroline Santana vive en São Paulo, en Brasil.

Una noche, estaba a puntito de tomar el autobús a casa, mas cuando empezó a buscar en su bolso se dio cuenta de que su ticket de autobús no estaba y de que no tenía dinero para su tique.

Fue entonces en el momento en que un hombre se le acercó. Obviamente era un hombre sin hogar y le solicitó algo de dinero.


“Así que le dije: ‘¿Puedes esperar un minuto?’ Creo que he perdido mi pase de autobús”, escribió Caroline Santana en Fb.

Caroline nunca habría imaginado la respuesta del hombre.

¿Cuánto precisas para el ticket?”, preguntó el sin techo. “Tan solo tengo 4 reales (USD$ 0,63), pero puedo dártelos”.

Caroline quedó conmovida, mas rechazó el dinero.

¿Estás segura? “Puedo darte el dinero. No puedo dejarte caminar, puedo ayudarte”, dijo.

Entonces Caroline miró de nuevo en su bolsó y encontró su ticket.

Dio las gracias al hombre por su amabilidad y además desinteresado. Entonces empezó a caminar hacia su parada de autobús.

Mas tras unos segundos se viró. Deseaba tomarse una foto al lado del hombre y colgarla en Facebook, a fin de que todos pudiesen saber que ese hombre tenía un corazón enorme.

“Escribe que mi nombre es Cesar”. ¡Ese es mi nombre!, solicitó el hombre.

Caroline también halló 2 reales brasileiros en su bolso y se los dio ya antes de irse.
Entonces escribió en Facebook un blog post sobre el encuentro, que desde mayo de 2016 ha recibido 650.000 “me gusta” y fue compartido más de 120.000 veces.

¿Fue un simple ademán? ¡SÍ! Pero hay una lección. Este caballero, que tiene tan poco, quien necesita a el resto para sobrevivir, estaba dispuesto a darme todo lo que tenía aquella noche para que no tuviera que ir a casa caminando.

Estoy segura de que siempre y en todo momento es condenado por otros por su apariencia – bastante gente debe meditar que es malo y que podría ser un ladrón. Mas NO, tiene un enorme corazón”.

“Esta historia es una lección de carácter, humildad, sabiduría y amor! Jamás juzguen a nadie por su apariencia. ¡Dios escribe recto con renglones torcidos!”
Realmente creo que todo el mundo que lea esto va a quedar inspirado por este hombre sin techo.

Absolutamente nadie puede hacerlo todo. Mas todos pueden hacer algo. Y juntos podemos hacer incluso más.

Si leíste el artículo hasta aquí escribe en facebook “Si lo Compartí” para demostrar que eres de las personas que sí lee… Sabrás quienes lo hacen y quiénes no.

NOTA: Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De YouTube, Es Gratis: Haz Click Aquí

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

[/showhide]