Luego de ver esta historia quedarás muy inspirado. Te aseguro que no hay palabras para describir la fortaleza de esta mujer y de todas esas madres que hacen el mayor esfuerzo por nosotros.

El día contenido del día de hoy es No me voy a rendir por tu familia ni por tus hijos vas a seguir luchando hasta el final. Siempre existe la fuerza emocional que nos inspira a seguir contra todo. debes verlo con mucha atención hasta el final.¿Quieres saber más? Haz clic abajo donde dice “Quiero Seguir Viendo”.

[showhide more_text=”Quiero Seguir Viendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

Si buscabas inspirarte a seguir adelante a pesar de las dificultades. Esta historia es para ti muy conmovedora pensaras que siempre tendrás la fuerza que te hará luchar ante cualquier circunstancia.

Por eso traemos esta historia para ti donde no te rendirás por tu familia ni por tus hijos. Seguirás luchando para todos los que te motivan y te hacen feliz.

Dicen que antes de morir vemos nuestra vida pasar en un instante, y eso fue lo que me sucedió a mí cuando me enteré de que tenía cáncer de mama.

Soy Bibiana Cortés, y como mujer y madre, les cuento mi historia para que tomen conciencia sobre el tema y se realicen chequeos para detectarlo a tiempo. Porque, lamentablemente, es una batalla que a todas nos puede tocar enfrentar.

Al principio tenía mucho miedo: con sólo ver la expresión del doctor reafirmé lo que ya pensaba… No necesitó decir más; todo era muy claro. Y en lo primero que pensé fue en mis hijas.

Cuando le conté a mi familia, ellos sólo me abrazaron porque no sabían muy bien cómo reaccionar. Mi hija pequeña me dijo al oído que me amaba y eso fue el primer incentivo para luchar y no rendirme nunca.

Ha sido un proceso difícil, sobre todo después de haberme operado. Apenas me vi al espejo, comprendí que una parte de mí ya no estaba y eso se convirtió en todo un desafío: tuve que aceptarme de nuevo.

Tuve que aprender que era una persona diferente, pero que pese a todo, seguía teniendo el amor incondicional de mi esposo e hijas.

Y claro, hubo días en los que sentí que ya no podía más: pasaba días en cama, no tenía fuerzas y estaba enojada…

Pero cuando estaba a punto de rendirme, pensaba en mi misión en la vida y sobre todo en mi familia: mi gran soporte y motivación para seguir con ellos.

Sé que aún no llega el final. Sé que continúo enferma a pesar del tratamiento. Pero no me voy a rendir. Voy a seguir luchando hasta vencer el cáncer de mama.

En la vida siempre estamos haciendo planes… Hasta que un día todo cambia, y no queda más opción que rendirse o levantarse y luchar por lo que más quieres.

Hoy me considero una sobreviviente y una guerrera. Es impresionante cómo el amor de madre puede impulsarte a seguir adelante y no rendirte ante las adversidades.

Y me imagino que cada una tiene su propia motivación: las cosas terribles nos pasan a esos que podemos derrotarlas.

La lucha de Bibiana es un ejemplo a seguir. Durante el Mes Internacional de la Lucha Contra el Cáncer de Mama, su historia puede ser la inspiración para miles de mujeres que se enfrentan a esta terrible enfermedad.

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

[/showhide]