En el transcurso de nuestras vidas, nos enfrentamos con un sinnúmero de retos, y es importante que aprendamos cuál es el proceso para convertir lo imposible en posible. Si no lo conoces, te arriesgas a quedarte paralizado ante un nuevo desafío, y limitar tu vida. En este artículo, te enseñaré el proceso. Cuando finalices la lectura, tendrás en tus manos el conocimiento necesario para romper todos tus límites.

Para desarrollar una actitud invencible, primero tienes que tener claros los siguientes puntos:

  1. Debes ser consiente de que tu actitud es la de “NO PUEDO”.
  2. Debes asumir que un camino de mil kilómetros se emprende dando el primer paso y que a medida que avances, verás el camino más claro.
  3. Y el último y más importante: debes conocer el proceso de adquirir una nueva habilidad. Te lo explico: cuando comienzas una actividad nueva que nunca antes has realizado, tu mente y tu cuerpo cumplen un proceso llamado “aprendizaje”.

El Proceso Para Una Actitud “Sí Puedo” Es La Siguiente

Al iniciar tu aprendizaje hacia una actitud “sí puedo”, sentirás que tu cabeza va a explotar debido a la cantidad de información nueva que tu cerebro está procesando.

En este punto, te parecerá tan difícil seguir adelante, que tendrás la tentación de abandonar esa actividad. Es importante que insistas: nunca abandones en este punto. Tienes que decirte “sí puedo”. Trata de acumular la mayor información posible sobre las novedades que estás realizando.

Esta etapa puede durar aproximadamente dos semanas, siempre y cuando dediques una o dos horas al día a esta nueva labor. Una vez hayas obtenido la suficiente información, llega el momento de ponerla en acción. Recuerda: ”sí puedo”.

Cuando la pongas en acción, te sentirás torpe en un principio. Tu cuerpo se sentirá incómodo. Al igual que en la primera fase, sentirás la tentación de abandonar. Pero aunque el estrés te invada, te atosigue o te abrume, continúa hacia delante.

Es importante que persistas, nunca abandones en este punto. Repite siempre “sí puedo”.

Si Quieres Puedes, No Hay Excusas

Si no lo haces bien, no te preocupes. Háblate a ti mismo exclamando “sí puedo”. Sigue avanzando y repite el proceso. Luego de un tiempo, tu mente y tu cuerpo se acostumbrarán a esa nueva información y todo comenzará a resultar más fácil.

En esta etapa, ya comienzas a sentir satisfacción y dominio sobre tu nueva actividad. Te equivocas menos, te sientes más cómodo, tu cerebro y tu cuerpo se están familiarizando con la nueva labor. Te sientes orgulloso/a de ti mismo/a. Esta fase se prolonga de cinco a seis meses. Aquí notarás las consecuencias de una actitud “sí puedo”.

Finalmente, la última etapa es la de experto. Ya haces las cosas casi de forma automática, y en este punto es donde tus metas se realizan. En la fase final, consumarás tus objetivos. Gracias a que siempre te repetiste “sí puedo”.

Es importante que sepas que el 95% de las personas abandona su nueva aventura en las primeras dos etapas. Solo un 5% tiene una actitud “sí puedo” y continúa hasta el final. Es ese 5% el que logra sus objetivos, y no es casualidad que esas personas tengan un comportamiento “sí puedo” y una actitud positiva.

Por ejemplo: ¿recuerdas cuando aprendiste a conducir? ¿Recuerdas cómo un niño aprende a caminar?

Al principio, siempre es complicado. Sin embargo, a medida que tengas práctica, todo será mucho más fácil.

“Lo único que te separa de donde estás de adonde quieres llegar, es la información que posees. Lo que sabes determina lo que tienes y lo que eres”.

Para lograr cualquier objetivo, ya sea ganar más dinero, encontrar pareja, mejorar tu salud o un trabajo nuevo, tienes que saber cómo hacerlo, y cuando comienzas a conocer el cómo es el momento en el que inicias tu proceso de convertir lo imposible en posible.

Recuerda Que Lo Imposible Es Posible Solo Si Crees Que Es Posible.

Con una buena preparación, lograrás cualquier cosa que te propongas. Y esto lo vemos a diario. Las personas más preparadas profesionalmente y las que gozan de una actitud “sí puedo” son las que triunfan en el área profesional.

El problema está en que la sociedad y las personas solo aplican este principio en sus carreras profesionales. Es importante entender que la vida se compone de varias áreas, y por este motivo, es primordial prepararnos para afrontar con éxito la vida que nos queda.

“Siempre aprendo algo nuevo si puedo”, decía Donald Trump, uno de los hombres de negocios más exitosos del mundo.

¡Siempre se aprende algo nuevo! Recuerda todos los días repetirte una y otra vez “sí puedo”.

Déjame un comentario… ¡Si te gustó, compártelo con tus amigos!

Por tú éxito y felicidad
Diego Lossada

¿Te Ha Ayudado Este Artículo? Califica con 5 Estrellas :)
[ec_stars_rating]

 
[sc:adsense1]