Cómo Tomar Buenas Decisiones

Tomar decisiones no es una tarea fácil. Día a día tenemos que enfrentarnos a la toma de decisiones. Seas consciente o no, desde que te levantas hasta que te acuestas, vives en una constante adquisición de decisiones. Las decisiones que tomas hoy le dan forma a tu futuro, por este motivo en este artículo te enseño cómo tomar buenas decisiones.

Existen dos tipos de toma de decisiones: en la primera de ellas, no eres consiente, porque simplemente se te presentan dos o más opciones y tú decides de forma fácil y rápida.

Por ejemplo: ¿de qué sabor quieres tu helado? ¿Qué película quiere ir a ver?

Esta tipología de toma de decisiones, aunque parezca irrisoria, provocan un impacto significativo en tu vida y en tu felicidad.

Por el contrario, en el segundo tipo de toma de decisiones, eres consciente de que se trata de una importante determinación, y por lo tanto, te tomas un tiempo para pensar y analizar cuál es la alternativa que más te conviene.

Ambos tipos de toma de decisiones influyen de forma sorprendente en el desarrollo de nuestras vidas, y determinan si logramos lo que queremos o no.

Por esta razón, el día de hoy, te escribo para enseñarte tres pasos para tomar decisiones positivas.

¿Qué es la toma de decisiones positivas?

La toma de decisiones positivas es el proceso en el que el resultado nos proporciona bienestar físico, mental y emocional. Contribuye a subir la autoestima y hace la vida más feliz a las personas que nos rodean.

La mayoría de las personas se preocupa de la toma de decisiones solo cuando son importantes, y no atienden a las determinaciones más insignificantes, que a mi juicio, son las más importantes para nuestro futuro.

Por ejemplo: imagina por un momento que todos los días te comes un pedazo de pastel durante veinte años. ¿Cómo crees que terminará tu salud? ¿Y si todos los días te fumases una cajetilla de tabaco? ¿Te das cuenta de lo importante que es el proceso de toma de decisiones, y aplicarlas en decisiones pequeñas y grandes?

Como Tomar Decisiones

Tres Pasos Para Una Toma De Decisiones Positivas

Paso #1: Antes de contraer cualquier decisión, sea pequeña o grande, adelántate por un momento al futuro e imagínate veinte años haciendo lo que estás a punto de decidir.

Esta técnica te puede ayudar para una toma de decisiones positivas: viajar al mañana y concebir a una persona que esté haciendo eso que quieres hacer tú, pero con veinte años más.

Observa su vida en esa actividad. Cuestiónate si te gustaría estar como esa persona dentro de veinte años. Si la respuesta es SÍ, adelante, toma tu decisión con confianza, y ten la seguridad de que será la mejor. Ahora bien, si tu respuesta es negativa, simplemente, di NO.

Paso #2: evalúa tu vida, y reflexiona sobre esas pequeñas decisiones que asumes día a día y llega a una conclusión. Si son positivas, sigue haciendo lo mismo. Si son negativas, inmediatamente, debes cambiar de rumbo.

¿La actividad física es parte de tu vida? ¿Comes saludablemente? ¿Fumas? ¿Bebes? Aquí te dejo algo en lo que pensar. Recuerda siempre que tu cerebro te va a motivar a que decidas lo que te proporciona más placer a corto plazo. Por este motivo, a los fumadores les cuesta tanto abandonar el vicio.

Tu cerebro busca el placer ahora. Si piensas en el futuro, te percatarás de que lo que hoy te da placer, te acabará dando mucho dolor. Cuando piensas de esta manera, tu perspectiva cambia. Y a veces, lo que te conviene NO te gusta, y lo que te gusta NO te conviene.

Paso #3: después de cumplir los dos pasos anteriores, el siguiente es mantenerse firme en tu decisión, con confianza y seguridad. Es la mejor alternativa que pudiste haber elegido.

Siempre tienes la opción de comenzar un proceso de toma de decisiones positivas. Recuerda que las personas están en donde están y tienen lo que tienen por la decisiones que han tomado a lo largo de sus vidas.

[sc:adsense1]

Valoración
[ec_stars_rating]

Autor Experto en Desarrollo Personal - Ex Jugador Profesional De Béisbol - CoFundador De AutoayudaPractica.com