Según estudios de varios psicólogos comentan que el orden del nacimiento puede influir en la personalidad de las personas, en el cual influyen muchos factores para el crecimiento y desarrollo de los mismos.

A continuación te voy a mostrar un artículo en el cual te voy a hablar un poco sobre la psicología y forma de ser de las personas que son el hijo mayor, el del medio, el menor y los que son hijos únicos y como suelen ser. Así que no esperes más y quédate hasta el final del artículo.

El triunfador, el pacífico y el alma de la fiesta. Cómo el orden de nacimiento influye en la personalidad de los hermanos.

¿Sabías que el orden del nacimiento moldea tu carácter? Investigadores de la genética han descubierto que el lugar que por su nacimiento ocupa cada hijo determinará su personalidad y carácter.

Es decir, no existen dos niños que tengan los mismos padres, aunque pertenezcan a la misma familia. La razón, según los investigadores, se debe a que los padres son diferentes con cada uno de sus hijos, quienes nunca toman el mismo rol.

Seguramente en más de una ocasión habrás oído decir que el hijo mayor tiende a ser más responsable, mientras que los niños que no tienen hermanos son mucho más propensos a ser egoístas y exigentes. ¿Son estas características estereotipos, o realmente es cierto que nuestro orden de nacimiento puede dar forma a nuestra personalidad?

Sorprendentemente, los investigadores han discutido si existe alguna asociación entre el orden en que nace el niño y los rasgos de personalidad predecibles.

Entre hermanos pueden afirmar que el mayor es el mandón, el autoritario, el que cree tener siempre la razón y el menor, es considerado el más lento y tranquilo, posiblemente sean las consecuencias del orden de nacimiento.

Como padres, recuerdas bien a tu primer hijo: era al que mirabas para asegurarte que estaba respirando cuando lo ponías en la cuna, el bebé al que amamantaste o para el cual esterilizabas mamaderas y al cual cargaste por la mayor parte del tiempo.

Ese niño es el único que siempre tendrá a sus padres para él o ella completamente, todos los otros hermanos tendrán que compartir.

Veamos a continuación algunos de los rasgos que puedes desvelar según tu número.

Soy el mayor, he nacido para el éxito

Los hijos primogénitos son personas muy responsables, dignos de confianza, se comportan debidamente, son cuidadosos y, en cierto modo, actúan como lo harían los padres e intentan dominar a sus hermanos.

A los hijos mayores, se les suelen dar bien las carreras en las que puedan ejercer su liderazgo, es por eso que los puedes encontrar ejerciendo en la medicina, la ley, o dirigiendo una empresa.

Yo, el mediano, pongo paz y orden

Como hijo mediano, eres comprensivo, cooperativo, flexible, aunque también eres un poco competitivo. Ya que eres el del medio, recibiste menos atención de tus padres que la que recibió tu hermano mayor y, es por eso, que tienes un círculo de amigos que te ofrecen esa atención que no recibiste.

Tu segundo puesto, te lleva a tener una personalidad que será opuesta a la de tu hermano mayor o menor, pero tus habilidades sociales desarrolladas debido a tu posición de hijo mediano, te hacen que seas un gran negociador y emprendedor.

Aquí estoy yo, el tercero, el creativo

Desde pequeño, ya que tus padres no te han prestado tanta atención como a tus hermanos, has aprendido a ganarte la atención de los demás usando tu encanto.

Eres más libre e independiente que tus hermanos, aunque tienes bastante en común con tu hermano mayor. Tienes gran influencia en tu familia que te apoya en todo, y eso te hace sentir seguro.

Los hijos menores buscan su camino a través de la creatividad y se les suele ver como actores, directores, escritores y carreras similares, aunque también son muy buenos profesores.

Hijo único: solitario e independiente

Sin ningún hermano con quien competir, el hijo único a menudo rivaliza con su padre. Al ser el centro de atención de sus padres, el pequeño se acostumbra a recibir todo el cuidado de los adultos, y espera los mismos consentimientos y protección por parte de todos los demás, y no sólo en la infancia, también en la edad adulta. Si los padres  lo protegen en exceso, puede caer en dependencia y el egocentrismo.

Al crecer rodeado de adultos, generalmente es un niño más maduro que otros de su misma edad.

También suele ser bastante perfeccionista, y tiende a alcanzar sus metas, pase lo que pase. Acostumbra a desarrollar más su intelecto, así como ciertas habilidades como el ingenio y la creatividad.

Por otro lado, debemos remarcar que las investigaciones no tienen en cuenta factores sociales tan importantes como la educación, el bienestar de los padres y las relaciones dentro de una familia.

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

NOTA: Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De YouTube, Es Gratis: Haz Click Aquí