¿Te gustaría conocer una manera muy fácil de cultivar tu propio árbol de limones sin la necesidad de tener que gastar mucho dinero o tener que tener un jardín en tu casa?. Si eres amante de las plantas y además de eso es indispensable tener limones en tu casa entonces debes quedarte hasta el final de el artículo.

A continuación te voy a mostrar la mejor y más fácil de manera de plantar un árbol de limones en tu casa en una maceta y así poder obtener su fruto casero. Mira hasta el final y presta mucha atención para que lo hagas y disfrutes de tu propio árbol plantado por ti.

Cultiva tu propio limonero en casa.

La ciencia ha comprobado que rodearnos de naturaleza es bueno para la salud. Muchos justifican la falta de plantas en su hogar u oficina con excusas como falta de tiempo o quizá destreza. Estas razones no son validas: cultivar plantas es fácil si realmente lo intentamos.

Plantar un limonero es sumamente fácil, solo necesitas darle un poco de tiempo y mantenerlo en un lugar soleado. Sus frutos pueden demorar algún tiempo en aparecer, pero cuando lo hagan, te sentirás muy bien porque ese fruto ha salido de una planta que has sembrado con tus propias manos y a la que le has brindado los cuidados necesarios para florecer.

Es fundamental que las semillas que vamos a plantar sean de limón orgánico. Elige la que veas más llena de vida y recuerda que necesita mucho sol y tierra húmeda

Las cosas que necesitas para plantar tu árbol de limón a continuación:

Un limón

Es muy importante que consigas un limón orgánico, ya que las semillas de limón no orgánico pueden ser estériles.

Todo tipo de semilla de limón orgánico te va a funcionar, pero en caso de tener limitaciones de espacio o clima, te recomendamos conseguir una variedad específica llamada limón Meyer.

Este tipo de limón es más pequeño y suele utilizarse con fines ornamentales, por lo que nos facilita sembrarlo en macetas para interiores.

La tierra.

En teoría, cualquier tipo de tierra debería funcionar, pero sugerimos utilizar una mezcla de turba, perlita, vermiculita y algún tipo de abono orgánico. Todo esto compone una mezcla que hará que tu semilla germine perfectamente.

Macetas

De tamaño amplio, es decir, unos 40-60 litros de capacidad.

– Con agujeros en la base para asegurar un buen drenaje (puedes hacerlos tú mismo con un taladro).

– Humedad: coloca un plato en la base de la maceta (añade grava y un poco de agua antes de colocar el recipiente sobre él).

– Sustrato: mezcla a partes iguales de arena, turba y corteza de pino. También puedes escoger alguna de las opciones que encontrarás en el mercado (incluso específicas para el cultivo de cítricos) y que resultan perfectas.

Es posible que debas trasplantar el limonero cada dos o tres años, en función del crecimiento de las raíces y el tamaño previo de la maceta que utilices.

Luz solar

Los limoneros requieren de mucha luz solar, especialmente cuando están brotando. Lo ideal es que lo coloques cerca de la ventana o en el jardín para que reciba las horas de sol necesarias. En cualquier caso, si no estás en un clima apropiado, puedes conseguir una luz de crecimiento.

Proceso de plantación:

Coloca un poco de tierra en tu maceta, agrega un poco de agua y completa con el resto llegando hasta 2 cm antes del borde del recipiente.

  • A continuación, humedece el recipiente y llénalo con la tierra. Recuerda dejar unos centímetros libres antes de llegar a la parte superior.

Corta el limón y elige una semilla que por intuición te parezca saludable. Deslízala en tu boca y retira todos los restos de pulpa que hayan quedado adheridos hasta que el sabor del limón haya desaparecido.

No dejes que se seque. Inmediatamente debes plantarla o dejarla en tu boca hasta que ya esté todo listo.

  • Planta la semilla ½ pulgada (1,2 cm) por debajo de la tierra, cúbrela con tierra y riégala suavemente con una botella o atomizador.

¡Ya puedes plantar tu semilla! Ubica tu semilla como a 2 cm bajo nivel de la tierra y cubre completamente agregando un poco más de agua.

  • Cubre la maceta con un plástico transpirable que te permita mantener las semillas cálidas y húmedas.

Puedes utilizar película plástica (film transparente) o una bolsa de basura clara con algunos agujeros.

Ubica tu maceta en el lugar elegido. En esta parte del proceso, es importante apelar al buen criterio. Si el lugar es demasiado cálido o recibe mucho sol retira el plástico para que tu semilla no se “cocine”.

En cambio, si la temperatura es media o durante esos días no hay mucho sol mantén el plástico. Revisa que siempre la tierra esté húmeda. Es importante mantener un buen equilibrio de luz, calor y humedad.

  • Pasadas dos o tres semanas ya empezarás a ver el brote que sale de la tierra. En ese momento debes retirarle el plástico y colocar la pequeña planta donde le dé la luz solar directa.

Ahora simplemente debes cuidar a tu “limonero bebé” y presenciar cómo crece.

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

NOTA: Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De YouTube, Es Gratis: Haz Click Aquí