Es verdad que las mujeres les cuesta hablar de la edad que tienen, como si fuera algo malo, es normal y muy pocas personas tienen el privilegio de poder llegar a la vejez de buena manera, por eso hay que sentirse orgulloso al momento de decir la edad que se tiene.

A continuación te voy a mostrar un relato con respecto a por qué no deberías ocultar tu edad, ni sentirte avergonzada de las canas y las arrugas. Por eso mira hasta el final y presta mucha atención para que te sientas motivada y orgullosa de tu edad.

No te lamentes de envejecer, es un privilegio negado a muchos.

Bastantes personas temen que llegue el día de su aniversario, en tanto que eso significa sumar un año más de vida y asimismo alguna arruga o bien signo de envejecimiento.

Temen contestar a la odiada pregunta: ¿qué edad tienes? tal y como si cumplir años fuera signo de vergüenza.

Sumar canas, arrancar hojas en el calendario y cumplir años habría de ser siempre y en toda circunstancia un motivo de alegría. De alegría por la vida y con lo que estar acá supone. No te lamentes de avejentar.

Y es que vivir tiene la particularidad de que va de la mano con el tiempo, que hace que en nuestro semblante aparezcan arrugas y que algunas veces tengamos atribuyas. Mas todo eso es el reflejo de la vida, algo de lo que nos podemos sentir muy orgullosos.

Realmente, sumar años es lo mejor que puede pasarle a una persona. Cada arruga de su cara, cada cana o bien cada mácula, son marcas de lo vivido, son ejemplos de la experiencia.

De ahí que, siempre y en toda circunstancia habría de ser un motivo de alegría y de orgullo. Cumplir años nos deja compartir instantes con las personas que deseamos y vivir experiencias vitales brutales.

Las arrugas son un honesto y bonito reflejo de la edad contada con las sonrisas de nuestros semblantes. Mas cuando comienzan a aparecer nos hacen darnos cuenta de lo fugaz y fugaz que es la vida.

Como consecuencia con cierta frecuencia esto nos hace sentir molestos y también incómodos cuando realmente habría de ser un motivo de alegría. ¿De qué manera posiblemente nos apene tener la ocasión de cumplir años?

Pues tenemos temor de que al avejentar perdamos capacidades, pues pensamos en la vetustez como un castigo, de forma despectiva y también degradante. De igual modo cumplir años nos hace mirar cara atrás y proponernos qué hemos hecho a lo largo de nuestra vida.

LA VIDA ES LO QUE PASA ENTRE LA NIÑEZ Y LA VEJEZ.

En muchas ocasiones, estamos demasiado preocupados por de qué forma será nuestra vida en un futuro, por perseguir una dicha poco a poco más fugaz, sin darnos cuenta que la vida es esto que pasa ahora.

Que ese instante ya no se volverá a reiterar, y que si estás demasiado empeñada en visionar otro tiempo, jamás vas a gozar lo que te pasa.

Lo que más teme la gente es que la vida se acabe, que ya no puedan hacer lo que hacían ya antes, que ya no tengan exactamente las mismas capacidades y lo ven como un castigo. Si bien no se dan cuenta que cada etapa tiene sus cosas.

Cuando eres joven y vital, no tienes la sabiduría que vas adquiriendo con los años, y del revés. De ahí que, lo más esencial es vivir el presente, sin preocuparse demasiado con lo que ha pasado y con lo que pasará. Y dar gracias por continuar cumpliendo años.

¿QUE CUÁNTOS AÑOS TENGO?

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, mas con el interés de continuar medrando.

Tengo los años en que los sueños se comienzan a acariciar con los dedos y las ilusiones se transforman en esperanza.

Tengo los años en que el amor, en ocasiones es una ida llamarada, deseosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada. Y otras un remanso de paz, como el atardecer en la playa.

¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar, puesto que mis anhelos alcanzados, las lágrimas que por el camino vertí al ver mis ilusiones rotas…
Valen más que eso.

¡Qué importa si cumplo veinte, cuarenta, o bien sesenta!
Lo que importa es la edad que siento.
Tengo los años que necesito para vivir libre y sin temores. 
Para continuar sin miedo por el camino, puesto que llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.
¿Qué cuantos años tengo? ¡Eso a quién le importa!
Tengo los años precisos para perder el temor y hacer lo que deseo y siento.

-José Saramago-

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

NOTA: Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De YouTube, Es Gratis: Haz Click Aquí