No es nada nuevo para nadie que existe mucha diferencia entre la madurez y la inmadurez de una persona, en general las experiencias son las que te van dando ese nivel de madurez de cada quien. En las relaciones influyen mucho si han tenido experiencias brevemente cada uno por separado.

Por eso hoy te voy a mostrar un artículo en el cual verás algunas de las diferencias que existen entre las mujeres que tienen experiencias en la relación de pareja y las que no tienen. Por eso es importante que las veas y saques tu conclusión de si puede ser cierto o no las diferencias que existen.

Diferencias entre las mujeres que tienen experiencia en una relación y las que no.

Exigirle a un hombre que cumpla nuestras expectativas no es amor, es un sentimiento egoísta que refleja cierta dependencia sembrada en la inmadurez de nuestras emociones.

Una persona madura sabe muy bien de esto y siempre respeta a los demás, como también se respeta a sí misma.

En cambio, alguien inmaduro espera que todos estén a sus pies y hagan lo que él pide. Una mujer madura sabe muy bien de esto, pues ella se aleja de lo dramático y siempre mantiene el equilibrio.

Cuando una mujer intenta recibir lo que le hace falta de su pareja, quiere decir que ella ni conoce el amor, sino que intenta llenar vacíos que no han sido cubiertos en su vida, por lo que no puede seguir avanzando.

Las cosas que una mujer madura no le exige a un hombre en una relación van desde la forma en que él decide demostrarle su cariño, hasta el futuro que él planea compartir con ella.

Finalmente nosotras decidimos qué y quién nos puede hacer felices, pero también quién ha dejado de hacernos sentir plenas.

Hay una lista de cosas que las mujeres plenamente felices en su relación no exigen a su pareja:

Una mujer madura no le pedirá a su pareja que la mantenga.

Si bien es cierto que a veces necesitará el apoyo económico, sobre todo cuando se presenten momentos difíciles.

Eso no quiere decir que su pareja será todo su apoyo económico.

Este tipo de chicas son capaces de trabajar, organizar sus finanzas y poder llevar bien su economía.

Que deje su trabajo o actividades para que pase más tiempo con ella.

Así como ella no deja sus pasiones o su profesión para enfocarse sólo en él, tampoco exigirá a su pareja algo que ella no está dispuesta a dar porque sabe que es esencial para la salud de la pareja que cada uno tenga una vida individual.

No le exige dejar de lado ciertas amistades

Una mujer madura jamás le elige las amistades a su pareja. No le prohibe frecuentar a cierta amistades ni tampoco decide por él.

De hecho, una mujer madura acepta a los amigos de su pareja y sabe que a ella no le gustaría que le obligaran a dejar de lado a un amigo sólo porque la pareja se lo exige.

Los planes a futuro y los compromisos en pareja son cuestiones que deben decidir entre los dos, por lo tanto una mujer madura se aseguraría de elegir como compañero de vida a alguien que compartiera sus sueños.

Por ejemplo, cuando una mujer sabe que su pareja no cree en el matrimonio y ella decide aceptar esos términos, domina que no es válido exigirle que cambie de opinión de un momento a otro.

Madurez es aceptar y amar tal como es

Tratar de hacer que tu pareja asemeje a cierto estereotipo social, es un grito mudo que te indica que no es lo que requieres en tu vida, que no lo amas, cuando en realidad hay amor se conoce y respeta cada parte de la pareja y no se pretende cambiar para cumplir un estereotipo social y lucir bonitos. Cuando quieres, amas y ya.

Redes sociales

Este tipo de mujeres cuentan con la madurez suficiente para no exigirle a su pareja que haga gala de su amor en las redes sociales.

Nunca pedirá que cambie su foto de perfil o que le dedique algunas palabras de amor en Facebook.

Ella sabe a la perfección que eso no prueba absolutamente nada.

Si su pareja lo hace, ella lo toma como un cumplido, pero si es todo lo contrario, sabe que eso no afecta en nada la relación.

No espera que su pareja se convierta en un adonis. 

Ella sabe que mantener una buena salud física y emocional es bueno para los dos. Así que lleva una alimentación nutritiva y una rutina de ejercicio, pero de eso a exigirle que pase dos horas diarias en el gimnasio para esculpir sus músculos, nunca lo haría.

No le pide “pruebas de amor”

Una mujer madura y sabia jamás le pedirá a su pareja que le dé “una prueba de amor”, ni siquiera sus contraseñas o que le diga todo lo que hace, pues ella sabe que si su pareja confía en ella se lo dirá naturalmente.

No pretende cambiarlo según sus gustos

La chica madura jamás le pedirá a su pareja que cambie su forma de ser sólo porque a ella no le gusta.

Ella valora los sentimientos y la personalidad de su pareja, pues así se enamoró de esa persona, por lo tanto, jamás le pedirá que cambie sólo porque sí.

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

NOTA: Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De YouTube, Es Gratis: Haz Click Aquí