Una creencia muy seria y bastante común, es que una vida feliz se compone de un interminable flujo de emociones positivas y que una persona que experimenta envidia, rabia, decepción, tristeza, miedo o ansiedad no puede ser realmente feliz.

Todos nuestros sentimientos fluyen a través de un mismo canal emocional y por lo tanto, si bloqueamos las emociones negativas estamos bloqueando también las emociones positivas.

Cuando las emociones negativas no se liberan, no hacen más que expandirse, acrecentarse y cuando finalmente salen al exterior, suelen hacerlo de una forma muy extrema y normalmente esas emociones negativas nos terminan superando.

Las emociones negativas constituyen una parte inevitable de la experiencia de ser humano, por lo tanto si la rechazamos, es como si estuviéramos negando parte de nuestra humanidad.

Para vivir una vida plena, feliz y gratificante tenemos que permitirnos experimentar toda la gama de las emociones humanas, en otras palabras tenemos que concedernos el derecho y el permiso para ser humanos.

Si inyectamos agua en una tubería atascada la presión aumentará mucho más por supuesto, que si el agua fluye libremente, de forma parecida sucede, si dejamos que las emociones negativas fluyan a través de nosotros de forma natural y libre, la presión remitirá y finalmente desaparecerá.

Un Obstaculo Que Te Aleja De La Felicidad

Una acumulación continuada de la presión del agua, puede causar que la tubería se rompa y reviente, una acumulación de sentimientos negativos no liberado puede provocar un colapso emocional.

Es importante que le prestemos atención a las emociones negativas, superemos esa sensación, permitamos que fluyan y así como llegó que se vaya.

Las emociones negativas nos dicen algo y es eso que nos dicen, lo que nos ayuda a crecer y a desarrollar todo nuestro potencial para ser feliz.

Estoy destinado a ser infeliz, no puedes enseñar trucos nuevos a un perro viejo, algunas personas han nacido cínicas, a las mujeres no se le dan bien las matemáticas, es que yo no tengo gracia, es un atleta nato…

…ésta es la tendencia del pensamiento establecida en nuestra cultura, damos por sentado que nuestro potencial está determinado por nuestra genética o que nacimos con un talento especial.

La Felicidad Inicia Con Tu Decisión

Se cree que una vez que el cerebro alcanza su madurez no sirve de nada intentar cambiarlo, porque sencillamente es como es y ya, la convicción de que somos lo que dicen nuestros genes, es uno de los mitos más limitantes de la cultura moderna.
La insidiosa creencia de que la gente viene al mundo con una serie de capacidades inalterables y que no pueden cambiar ni ellos ni su cerebro es totalmente falsa.

La culpa de esto la tiene en parte la comunidad científica, porque durante décadas los científicos se han negado a ver el potencial de cambio de las personas que tenían frente a sus narices.

En la década de 1970 el Dalai Lama afirmó que el simple hecho de pensar podría cambiar la estructura del cerebro, aunque en aquella época no disponían de los modernos sistemas para escáneres cerebrales y resonancia magnética.

Años más tarde los investigadores iniciaron pruebas y demostraron la elasticidad del cerebro humano y la capacidad que tiene de expandirse y así es posible cambiar un comportamiento tóxico.

Pongamos un ejemplo: imaginemos que te invito a mi casa con un grupo de amigos y comenzamos a escuchar música, tu oyes e interpretas el sonido de una guitarra, miras a tu alrededor, observas a mis amigos y a mi casi extasiados, algunos hasta llorando de la emoción.

Enseguida te preguntas ¿por qué tanto sentimiento si es un simple cd de guitarra? y no entiendes nuestro comportamiento e inclusive te sientes mal y deseas irte.

Pero en ese momento yo te detengo, te invito a pasar a la cocina y te cuento que esa música que estás escuchando es de un artista llamado Tony Meléndez que no tiene manos, eso que escuchas es tocado por sus pies.

Está información que te di y tu capacidad de observación crearon nuevas conexiones en tu cerebro, ahora cuando salgas a la sala con el grupo, tu percepción de la realidad será totalmente diferente a la que fue antes de yo darte esa información.

¿Vistes el poder cuando aprendes algo nuevo? Tu percepción cambia, tu actitud cambia y es aquí cuando ocurre el milagro en tu vida.

*Diego Lossada

Valoración
[ec_stars_rating]