Es indignante que en la actualidad estén sucediendo cosas como estas, en la que los padres prefieren regalar una tablet en vez de pasar tiempo con sus hijos. Es importante que como padre dediques unos minutos a ver esto porque hay muchos valores que se han perdido.

El artículo que te voy a mostrar a continuación trata sobre la nueva adicción que tienen los adolescentes y qué debes hacer como padre para evitarlo. Así que mira hasta abajo y presta mucha atención para que te conviertas en un mejor padre y madre.¿Quieres saber más? Haz clic abajo donde dice “Quiero Seguir Viendo”.

[showhide more_text=”Quiero Seguir Viendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

Si tienes un hijo adolescente que se pasa horas dándole vueltas a cualquier problema por pequeño que sea.

Ha perdido el sentido del humor, vive amargado y se enoja por todo.

Sí, está desmotivado. En él, como con muchos otros adolescentes, la desmotivación se ha tornado una adicción, porque sus familias, para no verlos de ese modo, optan por darles lo que piden a cambio de estar menos tristes o más motivados.

El problema es que esto no soluciona las cosas de fondo por lo que, a la larga, terminan nuevamente desmotivados y así el ciclo continúa.

¿Qué pasa con ellos?

Carecen de reglas, no tienen límites claros, no tienen responsabilidades y pasan solos mucho tiempo, tienen de todo.

Lo que puedes hacer en estos casos si tienes un hijo adolescente con estas características es lo siguiente:

1. Abre el diálogo

A muchos adolescentes les falta conocer su motivación, qué es lo que los hace felices y no limitarse a ver pasar la vida por la puerta de su dormitorio.

Es muy importante que tu hijo tenga la necesidad de sentirse satisfecho consigo mismo, sólo de ese modo la motivación se dirigirá hacia algo, ya sea el aprendizaje, el trabajo, los vínculos.

Para lograr esto crea un entorno de confianza donde él pueda expresar sin miedo sus sentimientos y emociones.

No te apresures a decirle que “esas son ideas disparatadas”. Escucha con empatía y sin prejuicios.

2. “¿Sabes dónde te gustaría verte dentro de unos años?”

Esta pregunta anima a la reflexión, no limites sus respuestas, ni limites su forma de expresarse, permite que tu hijo exprese lo que tiene dentro de su corazón y te cuente aquello que lo hace vibrar.

Anímalo a ponerse metas para lograrlo. Incluso cuando tu hijo tenga un sueño que para ti no es factible, no lo desmotives, ni lo desanimes, lo importante es que hay algo por lo cual él se apasiona.

3. “¿Para qué quieres eso que quieres?”

La motivación no se puede imponer pero sí se puede descubrir. Quizás tu hijo no tenga muy claro qué es lo que quiere en un par de años para su vida, pero estoy seguro que ante la pregunta ¿para qué quieres eso?

En su respuesta demostrará qué es lo que necesita para ser feliz: “Para ayudar a otros”, demuestra mucho de sí y de lo que le da significado a su vida.

4. Ajusta el uso del tiempo y los espacios

En la adolescencia es fundamental que tengan tiempo para socializar, divertirse y distenderse, pero es importante que el permiso para salir fuera de casa, las horas frente al televisor, videos juegos, celular y Tablet sean pautados.

Como regla promedio no debe superar las dos horas diarias. Del mismo modo fija normas sobre las salidas en tiempo de clases.

Muchas veces la desmotivación surge por tener mucho tiempo libre.

5. Cumple con las consecuencias

En vez de hablar de “castigos”, dile que por no cumplir con las reglas del hogar, o con sus rutinas diarias habrá consecuencias de sus faltas:

Si no estudió a la mañana, deberá hacerlo luego de almorzar, sin importar si a esa misma hora dan su programa favorito y es el último capítulo; si no ordenó su cuarto el jueves, lo deberá hacer antes que lleguen sus amigos el fin de semana, aunque eso reduzca sus horas para divertirse.

Este tipo de acciones generará en tu hijo el deseo de cumplir con sus obligaciones diarias.

6. Muestra interés por su vida

Difícilmente tu hijo se sentirá motivado si tú no estás presente en su vida.

Cada día mantente involucrada en sus cosas, sus estudios, nuevas amistades, lugares donde fue y aunque el sueño te venza busca un tiempo para estar a solas con él y hacer algo juntos.

La desmotivación puede hundir a tu hijo, si tú no intervienes a tiempo.

Que tu amor por tu hijo y tus ganas de ayudarlo sean el motor para reforzar en él las ganas de darle sentido a su vida.

Si leíste el artículo hasta aquí escribe en facebook “Si lo vi” para demostrar que eres de las personas que sí lee… Sabrás quienes lo hacen y quiénes no.

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

[/showhide]