La vida esta llena de experiencias. Éstas son las responsables de diseñar poco a poco tu futuro. Todos los seres humanos pasamos por experiencias similares. Ninguna experiencia es única. Tus problemas y tus vivencias han sido protagonistas en la vida de millones de personas.

Por ejemplo, para una persona una experiencia es negativa, mientras que para otra esa misma experiencia es positiva. Todo depende de la percepción que tengamos y como reaccionemos frente a ellas.

Una de las principales diferencias entre las personas que triunfan y las que fracasan son las decisiones y las acciones que llevaron a cabo después de dicha experiencia. Las personas exitosas pensaron diferente comparado con las personas fracasadas. Las primeras tomaron acciones distintas a las elegidas por quienes fracasaron.

La manera de pensar y las posteriores acciones están determinadas por la información que tienen en su mente dichos individuos. Una persona que sabe cómo ser feliz y es exitosa, piensa y actúa de forma muy diferente a una persona infeliz y fracasada.

Partiendo de esta idea podemos preguntarnos:

¿Cómo podemos pensar y actuar frente a esas experiencias, para garantizar que el resultado sea positivo y exitoso y la felicidad sea parte de nuestras vidas?

La única manera es aprendiendo de nuestras propias experiencias del pasado y de las vivencias de las demás personas, para así poder preservar nuestra propia felicidad.

Todas tus experiencias personales y las experiencias de las demás personas te ofrecen un sinnúmero de oportunidades para aprender y vivir la felicidad.

En ambas, existen dos actitudes mentales, dos categorías de personas con experiencias similares, pero con resultados marcadamente diferentes. Unas experimentan felicidad y tienen una actitud positiva, mientras que otras son infelices.

Cada experiencia tiene perspectivas diferentes, y no es casualidad que las personas exitosas y felices siempre vean el lado positivo de cada situación.

Tú Éxito Te Espera

Día a día, estamos expuestos a relacionarnos con estos dos grupos de personas. Es nuestra responsabilidad ser conscientes de esto y aprender de ambos tipos de personas; y quedarnos con el aprendizaje que nos de más felicidad.

Dime con quién andas y te diré quién eres. Este dicho popular es muy cierto, debido a que, indiscutiblemente, terminamos pareciéndonos a las personas que nos rodean hasta en la forma de caminar.

Tenemos que alejarnos de las personas tóxicas.

Debemos aprender de los individuos exitosos para saber qué es lo que tenemos que hacer frente a esas experiencias. Debemos aprender de quienes fracasaron para saber qué NO tenemos que hacer frente a esas experiencias.

Es importante ser estudiantes del éxito, de la felicidad y del fracaso. Toda experiencia puede servirnos de maestro, siempre y cuando le demos el suficiente valor para incorporar ese aprendizaje a nuestras vidas.

Es vital que inviertas el tiempo y los recursos necesarios para llevar a cabo un estudio de las personas que han tenido éxito en la vida y cuya felicidad sea parte de su día a día.

Reúne las ideas y la información de todas las fuentes de las que dispongas. Lee los libros, asiste a los seminarios, utiliza el tiempo que sea necesario para acumular los conocimientos que el éxito requiere. Estudia las costumbres, el lenguaje, la manera de vestir y la disciplina de aquellas personas que han alcanzado el éxito.

Si aprendes de las personas a las que les ha ido bien en la vida, estás garantizando la obtención de los resultados que tanto deseas, y la felicidad y el éxito formarán parte de tu vida.

En este preciso momento decide cambiar, toma acción para que la felicidad y el triunfo se afiancen en tu vida. Es tu derecho. Recuerda que lo único que te separa de lograrlo es la información y el conocimiento que tienes. Si creces como persona y aprendes de la gente correcta, te aseguro que la felicidad y el éxito te pertenecerán.

Te deseo una vida llena de riqueza, salud y felicidad; una vida donde goces del don de la paciencia, la virtud del razonamiento, el valor de los conocimientos y la influencia de la fe en su capacidad para soñar y alcanzar las recompensas más valiosas.

¡Gracias por leerme!
Diego Lossada

¿Te Ha Ayudado Este Artículo? Califica con 5 Estrellas :)
[ec_stars_rating]

 
[sc:adsense1]