Luego de que veas lo que logró ésta maestra con sus alumnos vas a quedar boca abierta y te aseguro que te caerás para atrás, porque lo que hizo mereció un premio y algo que para muchos sería algo imposible.

El en artículo que te mostraré a continuación te voy a mostrar cómo ésta maestra logró que sus alumnos leyeran 40 libros en un año. Ahora mira hasta el final y descubre cómo lo hizo.¿Quieres saber más? Haz clic abajo donde dice “Quiero Seguir Viendo”.

[showhide more_text=”Quiero Seguir Viendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

En dos mil quince, la maestra estadounidense Nancie Atwell se transformó en la primera ganadora del Global Teacher Prize (un premio que podría considerarse “el nobel de la educación”).

Fue merecedora de un premio de 1 millón US dólares americanos concedido por la Fundación Varkey a

“una renovadora y cariñosa profesora que ha tenido un impacto inspirador en sus estudiantes y comunidad”.

Hoy en día, Nacie es de nuevo nueva, esta vez por haber logrado una meta que cualquier programa educativo del planeta envidiaría: sus estudiantes leen un promedio de cuarenta libros por año. Y lo hacen pues desean.

Los estudiantes concurren al Center for Teaching & Learning (CTL), en Maine, del que Nancie es creadora, y están en el 7º y el 8º grado (tienen entre once y catorce años).

Su promedio de lectura es genial, en tanto que en U.S.A. el promedio de libros leídos por año por los jóvenes, teniendo presente los que leen por obligación, ronda los diez.

El procedimiento usado para captar los pequeños cara la lectura es sencillo:

conforme la maestra, las claves son una oferta variada que contemple los intereses diferentes de los niños; y una disponibilidad de tiempo y espacio para leer en la escuela.

Así, los estudiantes del instituto cuentan con un tiempo libre de otras obligaciones para dedicar a la lectura, y lo hacen en un espacio desarrollado para eso:

Sillones y cojines cómodos, diferentes de los asientos en los que continúan a lo largo de las otras horas de la jornada escolar, una biblioteca atrayente y un entorno sosegado.

Además de esto, Nancie espera que el hábito de la lectura empiece en la escuela y se afiance en casa.

“La clave es que sean ellos los que deciden qué leer”,

explica Atwell.

“Mis estudiantes devoran los libros porque la biblioteca del aula está llena de historias interesantes, porque disponen de tiempo a diario para leer en la escuela y porque confío en que sigan leyendo en casa todas las noches”.

Si leíste el artículo hasta aquí escribe en facebook “Si lo Compartí” para demostrar que eres de las personas que sí lee… Sabrás quienes lo hacen y quiénes no.

NOTA: Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De YouTube, Es Gratis: Haz Click Aquí

Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Aprieta El Botón De Abajo. :D

[/showhide]