Vida saludable es aquella que está compuesta por un bienestar mental, un bienestar físico y un bienestar espiritual. Unidos crean la armonía para poder disfrutar de una vida saludable. Por eso, el día de hoy, quiero compartir contigo tres hábitos positivos que te ayudarán a mantener el cuerpo, la mente y el espíritu en perfecta armonía y equilibrio, logrando como resultado disfrutar de una vida saludable y feliz.

Personalmente, después de una larga investigación, he concluido que la clave para una vida saludable es alimentar el cuerpo, la mente y el espíritu, del mismo modo que nos alimentamos para poder vivir. En otras palabras: tener un hábito positivo para entrenar la mente, un hábito positivo para ejercitar el cuerpo y un hábito positivo para nutrir el espíritu, que juntos forman una vida saludable.

Veámoslo así: si no comemos, no tenemos energía, podemos enfermar e incluso, morir. Lo mismo ocurre con la mente, el cuerpo y el espíritu. Si no les aportamos cada día su respectiva dosis de nutrición positiva, perderemos el equilibrio, nos invadirá el estrés, las preocupaciones y la negatividad, y no podremos tener una vida saludable.

Por esto, es muy importante hacer cada día algo para alimentar las tres dimensiones esenciales que conforman el ser humano: la mente, el cuerpo y el espíritu. Es la única forma de disfrutar de una vida saludable, llena de equilibrio y armonía.

Así que si realmente quieres vivir una vida saludable, es necesario que adquieras hábitos positivos. En especial, tras tantos años de prueba, he comprobado que estos tres hábitos son la mejor forma de llevar una vida saludable y equilibrada.

Tres Hábitos Positivos Para Una Vida Saludable

1. Ejercita tu cuerpo haciendo deporte.

Incorpora alguna actividad física a tu vida. Puedes correr, ir al gimnasio, montar en bicicleta, nadar, hacer aerobic, jugar al tenis, caminar u otro ejercicio energético, que haga que tu sangre circule y que tu cuerpo esté en movimiento.

Además, como ya te lo he comentado en anteriores ocasiones, este hábito es sumamente importante, porque además de ayudarte a vivir una vida saludable, también hará que tu cuerpo produzca endorfinas, una sustancia química que hace sentir felicidad y paz.

Decide que ejercicio vas añadir a tu vida y practícalo, como mínimo, 30 minutos o una hora. Como lo prefieras, lo importante es que cada día te ejercites, para que disfrutes de una vida saludable.

2. Entrena tu mente con la lectura positiva.

Éste es un hábito primordial para una vida saludable, porque es el encargado de educar, fortalecer y nutrir la mente. Puedes dedicarle 30 minutos al día, como mínimo. La clave está en leer algo positivo. Tienen que ser libros que te aporten valor, que te inspiren y que te despierten sentimientos y pensamientos positivos, como el amor, la felicidad, la paz o la alegría.

Así que desde hoy enriquece tu mente con la rica nutrición de ideas que te ofrecen los grandes libros. Decide desde hoy qué libro vas a empezar a leer, e inmediatamente búscalo, para empezar a disfrutar, con este hábito, de una vida saludable.

3. Nutre tu alma, agradeciendo.

Éste hábito consiste en que cada día, tomes papel y lápiz, y escribas todos los motivos por los cuales te sientes agradecido. Aquí es necesario que reconozcas y valores diariamente todo lo bueno que hay en tu vida. Empezarás con una sencilla palabra, “gracias “, y seguido, anotarás el motivo por el cual te sientes agradecido/a en ese momento de tu vida.

Es importante que escribir sea una rutina sagrada para ti, donde estés a solas contigo mismo, si es posible en total silencio, para que puedas sentir con plenitud cada palabra y cada sentimiento que acompaña cada afirmación. Además, al escribir cada día lo positivo de tu vida, podrás mantener tus sentimientos en esa vibración alta adecuada para que todo fluya en armonía, para una vida saludable.

Por ejemplo, yo cada día los practico: me levanto en la mañana y empiezo con mi lista de gratitud, que me toma unos 15 minutos. Luego me preparo y salgo a trotar durante una hora. Al regresar, me tomo 30 minutos para descansar del ejercicio y aprovecho para leer algo positivo.

Lo cierto es que estos hábitos positivos ya son parte de mi rutina, como lo es cepillarme los dientes, y son los encargados de que disfrute de una vida saludable.

Te invito a que los pongas en práctica y los conviertas en parte de tu vida, para que al igual que yo, disfrutes de una vida saludable.

¿Te Ha Ayudado Este Artículo? Califica con 5 Estrellas :)
[ec_stars_rating]

[sc:adsense1]